Después de un viaje de dos días desde San Cristóbal de Las Casas, visitando los sitios arqueológicos de Chiapas y el sur de méxico, finalmente llegamos a nuestro destino final: Yaxchilán, un espectacular conjunto de ruinas mayas ubicadas sobre el margen mexicano del Río Usumacinta, el mismo que separa a este país de Guatemala, su vecino del sur.

El sitio de Yaxchilán, se encuentra literalmente en medio de la densa selva, y no hay ningún camino que la cruce y nos lleve hasta ellas, lo que convierte al mismo río en el único medio de acceso a las ruinas. Y tal vez esta complicación y la falta de público masivo lo que le dé a este sitio arqueológico su belleza y misticismo. Un lugar que podrás recorrer casi en solitario, dejando perder entre los muros de piedra y verdes árboles, sintiéndote todo un explorador.

Su historia

La historia conocida de Yaxchilán sea remonta al año 359 de nuestra era, allí reinaba la dinastía de U Naah Tal Chum Ajaw (el primer señor sentado), el cual tomó el trono cuando Yaxchilán era todavía una pequeña aldea. Luego de años de guerras y conflictos con los pueblos vecinos, Yaxchilán se convirtió en uno de los más poderosos estados mayas a lo largo del curso del Usumacinta, dominando sitios más pequeños tales como Bonampak

El nombre Yaxchilán, significa “Piedras Verdes” en la lengua maya, y hace referencia al estado de las ruinas al estado de su descubrimiento en el siglo XIX. El nombre original del sitio se cree que fue “Pa’ Chan”, lo que significa “Cielo Hendido” y podrían hacer referencia a la fusión de dos estados más antiguos.

El ocaso de esta ciudad se cree que fue en el año 800, cuando comenzó un éxodo masivo de este sitio, aunque todavía no queda del todo claro el porqué del abandono. Quizás sea por la falta de alimentos o por una derrota militar frente a su gran enemigo, el pueblo de “Piedras Negras”, ubicado a tan solo unos 40 kilómetros río arriba pero del lado de la actual Guatemala.

https://www.instagram.com/p/BpE9j5bFbn3/

Por siglos la selva fue reclamando su lugar y los edictos fueron devorados por la madre naturaleza, y recién en 1833 llegaron hasta aquí los primeros exploradores modernos. Todo este sitio es especialmente conocido por sus dinteles de piedra esculpidos en buen estado de conservación establecidos por encima de las puertas de las estructuras principales. Estos dinteles (la parte superior de las puertas y ventanas), junto con las estelas de los principales edificios, contienen textos jeroglíficos que describen la historia dinástica de la ciudad.

Cómo llegar hasta Yaxchilán:

La forma más sencilla de llegar hasta Yaxchilán es tomar algún tour desde la ciudad de Palenque, aunque también se pueden contratar en las agencias turísticas de otras ciudades como San Cristóbal de las Casas de Tuxtla Gutiérrez. El viaje comienza bien temprano, a las 5:45 de la mañana para ser más precisos, desde Palenque hasta la frontera con Guatemala tendremos aproximadamente unas 3 horas de viaje por carretera, con una parada con desayuno buffet incluido en medio del camino. Una vez en el pequeño paso fronterizo de Corozal, tomaremos un bote que luego de navegar 40 minutos por las aguas del Río Usumacinta llegaremos a las puertas de Yaxchilán.

Si en cambio queremos hacer este viaje por nuestra cuenta, tendremos que tomar un bus hasta el paso fronterizo de Corozal y desde alli caminar hasta el embarcadero, el cual está a unos pocos metros del puente internacional y allí hablar con alguno de los balseros para que nos lleve hasta el parque. La entrada al parque es gratuita por ahora y tenemos que coordinar con el balsero para saber cuánto tiempo nos esperara allí o si se ira a buscar a otro grupo y después volverá.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com