Para muchos los cafés, son un simple lugar para descansar y tomar un rico café, pero para los porteños, como se los denomina a los ciudadanos de la cosmopolita Buenos Aires, es mucho más. Los cafés fueron y son desde hace décadas lugares de reunión de amigos, de discusiones políticas y lugar de encuentro amorosos o para simplemente leer un libro con toda tranquilidad, los café son una parte fundamental de la historia y la idiosincrasia de la bella Buenos Aires.

Desde hace unos años el gobierno de la ciudad de Buenos Aires les dio el título de bares notables, a los bares y cafés más conocidos, por su historia y tradición. Aquí una lista con 10 seleccionados por Alrededor del Mapa.

Cafe Tortoni

El Café Tortoni, bar notable ubicado en el barrio de Monserrat, es el más antiguo de la Ciudad (fue fundado en 1858) y es tal vez el más prestigioso de toda la ciudad, constituyendo una verdadera atracción para quienes lo visitan. En sus mesas de mármol y sus paredes está presente una parte importante de la historia de Buenos Aires, ya que entre sus clientes más destacados se encontraban los escritores Jorge Luis Borges, Luigi Pirandello, Federico García Lorca y Julio Cortázar, así como los músicos Arthur Rubinstein y el mítico Carlos Gardel. Su primer propietario fue un inmigrante francés de apellido Touan, quien lo bautizó en honor a otro célebre Café Tortoni de París. La imponente fachada que da a la Avenida de Mayo fue obra del arquitecto Alejandro Christophersen, realizada en 1898. Actualmente en el subsuelo del Tortoni se presentan espectáculos de jazz y de tango (al lado del café se encuentran la Academia Nacional del Tango y el Museo Mundial del Tango).

Carlos Gardel tenía siempre una mesa reservada en este cafe, lejos de la vista de sus admiradores. De acuerdo con el poeta Enrique Cadícamo, era la que se encontraba en el costado derecho del salón junto a la ventana entrando por Rivadavia. ¿Oíste hablar de la leche merengada? El Tortoni es uno de los pocos lugares en Buenos Aires donde aún se puede pedir este helado de leche que toman los habitantes de la Ciudad desde hace más de un siglo.

Dirección: AV. de Mayo 825

Web: www.cafetortoni.com.ar

https://www.instagram.com/p/BSKLzM2gJhK/

Bar Británico

Desde los años 1930, el Bar Británico es el emblema del Parque Lezama, ubicado en la esquina de Brasil y Defensa. Debe su nombre a los ex combatientes ingleses de la Primera Guerra Mundial que, alojados en una pensión cercana, lo convirtieron en su lugar de encuentro preferido. En sus mesas pareciera que el tiempo no transcurriera, a pesar de que hace unos años atrás el barrio entero se movilizó para evitar su cierre.

Dirección: AV. Brasil 399

View this post on Instagram

Starbucks sacale una foto

A post shared by Mariana Tonelli (@marianatonelli) on

 

Cafe Victoria:

En la hoy populosa esquina de Entre Ríos e Hipólito Yrigoyen (antes Victoria), desde 1860 funcionó una afamada pulpería. Setenta años después, en 1930, se transformó en café.

A lo largo de su vida, el Victoria fue elegido por un numeroso y muy variado público. Por ejemplo, a sus mesas estuvieron sentados muchos políticos, dada su situación preferencial respecto al Congreso Nacional.

Entre los políticos que pasaron por el Café Victoria, muchos llegaron incluso a ser presidentes. Muchos actores también lo frecuentaban, debido a su proximidad con el edificio de la Asociación Argentina de Actores, además de personalidades del tango que eran sus habitués.

Después de mucho andar, el café cerró sus puertas en 2002. Afortunadamente, luego de seis años de vacío, reabrió con todo brillo durante 2008. Por sus ventanas, la visión del bello edificio de lo que fuera la Confitería del Molino, y del Palacio del Congreso, adquieren un carácter escenográfico.

El Bar Victoria se destaca por la “comida de olla”, entre ellas: mondongo, puchero y lentejas. Las “pizzas artesanales”, las fugazzetas rellenas y los calzones son muy solicitados, lo mismo que las Picadas de la Casa o sus sándwiches de miga, blanca o negra, y sus clásicos especiales.  La cafetería, con todo lo que ella concierne, es más que recomendable.

Dirección: AV. Entre Ríos 114

Web: www.victoriabarnotable.com.ar

 

Esquina Homero Manzi:

En este café fue donde el gran Homero Manzi, en una de sus mesas escribió el tango Sur en el año 1948, “Sur paredón y después, Sur una luz de almacén…”, al que luego puso música otro grande de tango, Aníbal Troilo.

El primer nombre del local fue El Aeroplano en 1914, luego en 1937 el café fue comprado por dos socios japoneses, que le cambiaron el nombre por el de Nippon. Era la época en que se iba a tomar una ginebra acodado a la barra y a escuchar los tangos de los fonógrafos.

Once años más tarde, en 1948, unos nuevos dueños decidieron llamarlo Canadian. En 1953 se y a partir de 1981 el café adquirió su nombre actual, Esquina Homero Manzi. En el año 2001 el café Esquina Homero Manzi volvió a abrir tras un pequeño tiempo de estar cerrado, renovado pero fiel a su espíritu tanguero, para felicidad de todos. Ahora, cotidianamente, se ofrecen espectáculos de tango de primera calidad en un magnífico escenario y con un servicio de cafetería y gastronomía acorde.

Dirección: AV. San Juan 3601

Web: www.esquinahomeromanzi.com.ar

 

Café Retiro:

El Café Retiro está ubicado dentro de la Estación Retiro del ferrocarril Mitre, que fuera durante muchos años la terminal más importante de Latinoamérica. La confitería supo ser un clásico ciudadano.

Luego de compartir algunos usos con prolongados cierres, el principal local gastronómico de la Estación fue adecuadamente restaurado, poniéndose en valor todos sus nobles detalles, refiriéndonos al esplendor que tuvo anteriormente. La magnífica boiserie, el parquet, un sobrio y elegante mobiliario, y la sorprendente cúpula de vitraux, de la cual pende una esbelta araña de bronce y cristal esmerilado, conservan las características de concepción original del exquisito espacio, nuevamente ganado para satisfacción de todos con el nombre de Café Café. Junto a un servicio esmerado, este impar local realizó una serie de actividades culturales como exposiciones plásticas permanentes, presentaciones de músicos solistas y de grupos de tango, jazz o de cámara, además de proponer un taller de poesía y un espacio destinado a la lectura.

Dirección: Est. Terminal Retiro. Línea Mitre

 

La Biela:

Ubicado en una de las esquinas más bellas del barrio de la Recoleta (a cien metros de la Iglesia del Pilar y del Cementerio), este ha sido desde 1942 el lugar preferido de encuentro por varias generaciones de argentinos. Su nombre actual surge en 1950, en el inicio de la moda “tuerca” (es decir, de aficionados al automovilismo) cuando se convirtió en un lugar de encuentro para las carreras de campeones de automóviles y para los amantes de este deporte, incluyendo al “Chueco” Juan Manuel Fangio quien fuera el pentacampeón o cinco veces campeón del mundo en Fórmula 1 Por sus mesas servidas por mozos eficientes y discretos desfilaron intelectuales de la talla de Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Silvina Ocampo, o deportistas de renombre internacional como Froilán González o Charly Menditeguy.

Dirección: AV. pres. Manuel Quintana

Web: www.labiela.com

https://www.instagram.com/p/BQglONYgV8i/

 

Las violetas:

Esta confitería, inaugurada en el año 1884, fue construida por sus propietarios originales sin escatimar esfuerzos ni gastos: fina boiserie, magníficos vitraux, mármoles italianos para los mostradores, muebles traídos de París. La poetisa argentina Alfonsina Storni fue una asidua clienta de Las Violetas, ya que vivía en el barrio de Almagro. A pesar de su cierre en 1998, la Legislatura de la Ciudad la declaró área de protección histórica, por lo que fue reinaugurada en el año 2001, sin perder nada de su encanto y elegancia.

Dirección: Av. Rivadavia 3899

Web: www.lasvioletas.com

Café El Banderín

En el barrio de Almagro, en la tradicional esquina de Billinghurst y Guardia Vieja, una ochava de una sola planta, de apenas iniciado el siglo XX, presenta en su puerta algunas leyendas pintadas sobre los vidrios, que cordialmente nos invitan a pasar al café El Banderín. Su importante iconografía deportiva, con fotos, dibujos y particularmente banderines de clubes de fútbol de todo el mundo, genera un ambiente verdaderamente singular.

Sólo tres cuadras, separan a El Banderín del Mercado de Abasto (hoy shopping), y hacia el otro lado, la cortada Carlos Gardel, que en el extremo de Anchorena presenta el monumento del  famoso tanguero.

El Banderín es un sitio para ser disfrutado. Recomendado por sus sándwiches, en cualquiera de sus variantes, los aperitivos y las picadas. Muchos dicen que para saber que lugar es bueno y económico para comer tienes que seguir a un taxista, bueno aquí la regla se cumple, porque muchos choferes hacen un alto en su rutina callejera para tomar algo fresco en este bar.

Dirección: Guardia Vieja 3601

Web: www.elbanderin.com.ar

Café de los Angelitos

Fundado en 1890 con el nombre de Bar Rivadavia por un inmigrante italiano. En sus orígenes este bar era frecuentado por un grupo de malandras, cuya traducción del lunfardo corresponde, más o menos, a gente de mal vivir. “Verdaderos angelitos”, según los califico a un comisario de la zona a los visitantes de este café, quien, sin saberlo, le estaba dando un nuevo bautismo, a uno de los más populares cafés de Buenos Aires.

El café Los Angelitos, era visitado con frecuencia por grandes personalidades del tango, como Carlos Gardel, quien vivía a solo una cuadra de el. En 1944 José Razzano y Cátulo Castillo compusieron el tango Café de los Angelitos, éxito en la voz de Alberto Marino con la orquesta de Aníbal Troilo.

Un día de 1993, después de muchas idas y venidas, Los Angelitos cerro sus puertas, pero afortunadamente, catorce años después, el café reabrió, en el 2007 con una decoración sobria y elegante. Madera oscura, cristales, vitraux, bronces y mosaicos calcáreos le otorgan su clara y tradicional personalidad. El salón del Café propiamente dicho, se complementa con la sala de espectáculos y cena-show, la boutique de souvenirs y la sala de exposiciones. Todos los días en este café podrás disfrutar de un show de tango de primer nivel.

Dirección: Av. Rivadavia 2100,  Congreso

Web: www.cafedelosangelitos.com

View this post on Instagram

Angelito de Buenos Aires ©Claudio Goscilo Ph

A post shared by CLAUDIO G.GOSCILO, (BsAs, Arg) (@claudiogoscilo.psi) on

Los 36 billares

Este tradicional bar porteño, como su nombre lo indica está repleto de mesas de billar. Fue inaugurado en 1894 y es uno de los más importantes de todo el país en su tipo. Cuenta con mesas de pool, de casín, de snooker y, por supuesto de billar. El bar ocupa la planta baja y el subsuelo del edificio del hotel Marbella (Avenida de Mayo 1261), diseñado en 1890 por los arquitectos Tiphaine y Colmegna con un estilo academicista digno de ver.

Los 36 Billares es un espacio único en la ciudad, una parada obligatoria para visitar, por su historia, sus múltiples espacios y su excelente atención. Muchas historias de café pasaron por sus mesas. Númerosos habitúes de la noche porteña lo frecuentaron, como Miguel Ángel Bravo Esquiú, Abelardo Arias, y el querido Federico García Lorca que dejaron su impronta, además de los más grandes campeones de este deporte en argentina y en el mundo.

Dirección: Av de Mayo 1265

Web: www.los36billares.com.ar

Mapa:

 

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com