Te invitamos a recorrer con nosotros el barrio gótico de Barcelona, uno de los lugares más populares y visitados por los turistas que llegan a la ciudad, un barrio donde sus históricos edificios y laberínticos pasillos, conviven con tiendas de diseño, bares y restaurantes de todo tipo.

El “gótico”, como lo apodan los locales, nacio de los restos de la antigua ciudad romana de Barcino. Luego durante la época de la Barcelona medieval se construyeron la mayoría de los edificios, palacios e iglesia que hoy vemos. Toda la estructura del barrio permaneció intacta hasta entrado el siglo XIX, una época de grandes cambios, donde por ejemplo los cementerios parroquiales se convirtieron en plazas públicas y comenzó el derribo de las antiguas murallas romanas.

En la actualidad sus angostas y laberínticas calles están repletas de bares y tiendas turísticas, convirtiendo a este en uno de los barrios más vivos de toda la ciudad, incluso hasta altas horas de la noche.

La Catedral de Barcelona:

Este es el principal edificio del barrio, además de ser un famoso ejemplo de la arquitectura gótica catalana que data del siglo XIV. Su nombre oficial es “Catedral de Santa Eulalia”, en el exterior sorprende su impresionante fachada gótica, coronada con una torre principal de 70 m. Su interior y nave principal es igual de interesante, y sin dudas merece la pena una visita.

Plaza Sant Jaume:

Esta plaza ubicado en pleno centro del barrio gótico fue el centro administrativo de la ciudad de barcelona desde la antigüedad. Aquí encontraremos los dos edificios más importantes de la administración pública catalana, como el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalidad de Cataluña.

El Puente del Obispo:

El Pont del Bisbe es sin dudas uno de los lugares más instagramiable del gótico. Este precioso puente de estilo gótico, ubicado en la calle del Bisbe, une la Casa dels Canonges con el Palau de la Generalitat, justo del otro lado de la calle. El puente fue diseñado en 1928 por Joan Rubió i Bellver, un arquitecto catalán discípulo del propio Gaudí, una clara muestra que en este barrio no todos sus edificios son tan antiguos como parecen.

La Calle Petritxol, la calle más dulce:

Si buscas algo dulce para merendar no dejes de dar un paseo por la calle Petritxol y sus famosas chocolaterías, llamadas “granjas”. El lugar ideal para degustar un espeso chocolate caliente acompañado de una ensaimada, unos churros o cualquier otros dulces.

Plaza del Rey: 

Esta plaza fue la sede del Palacio Real desde comienzos de la Edad Media, hoy en dia los antiguos edificios medievales albergan parte del Museo de la Historia de la Ciudad. Este museo incluye interesantes restos arqueológicos que nos permiten conocer la ciudad desde su fundación romana en el siglo I a.C. hasta la Barcelona de la Edad Media.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com