Para alimentar nuestra pasión por los viajes decidimos entrevistar a tres argentinos que decidieron dejar todo y lanzarse a viajar por latinoamérica, tres historias en tres vehículos diferentes que se conectan por un mismo sueño: el de viajar alrededor del mapa sin importar el cómo ni el porqué.

Esta multi-entrevista fue dirigida a los amigos de llevados por el viento, una pareja que se lanzó a la ruta en un Volkswagen Escarabajo del ’81; también a Dos que van, quienes en un Renault 4 GTL del año 85 van rumbo a México y a La chata por América, los cuales se encuentra en un viaje, sin apuro según nos cuentan, rumbo a Alaska en una Volkswagen Kombi, modelo 1987.

Llevados por el viento, salieron de Buenos Aires en Marzo de 2015. El primer objetivo del viaje fue recorrer la Ruta 40 de Argentina de punta a punta, pero una vez que empezaron a viajar aprendieron que es mejor dejarse llevar por el camino… así que ahora (después de completar la mítica Ruta 40) decidieron que el verdadero objetivo es vivir viajando, siempre en movimiento y eligiendo al viaje como el destino en sí mismo… hasta dónde o hasta cuando, aún no lo tienen claro!

View this post on Instagram

La #CordilleraBlanca con una extensión de 200km y 18 picos con más de 6000 metros de altura, nos dejó sorprendidos con su belleza… Glaciares que se convierten en ríos cristalinos, pueblos andinos en medio de grandes montañas, lagunas turquesas… que más podemos pedir? 🙌🏻🇵🇪 —————– The Cordillera Blanca with a length of 200km and 18 summits of over 18000ft high left us astonished by its beauty… Glaciers than become crystal rivers, Andean towns in the middle of the mountains, turquoise lakes… what else can we ask for? #peru #viajandoporperu #perutravel #parquenacionalhuascaran #vivirviajando #travellife #llevadosporelviento #guidedbythewind #vw #fusca #fusquita #vamosfusquita #letsgobug #vocho #voudefusca #peta #viajandoporamerica #panamericantravelers

A post shared by Jor & Gonza 💑 + Leia 🐶 (@llevadosporelviento) on

 

Ellos eligieron un Volkswagen Escarabajo del ’81, apodado Fusca (ya que así se llaman estos autos en Brasil, y este fue fabricado allí) un vehículo que según nos cuentan sus propietarios su Volkswagen no tiene valor…. pero en Argentina un auto de estas características anda por los USD 5000, mientras que en Brasil, Méjico o Perú puede costar la mitad. Cuando le preguntamos porque lo eligieron nos comentaron:

La verdad es que ya lo teníamos. Al comienzo se nos ocurrió buscar el vehículo “ideal” pero no sabíamos que buscar… 4×4, camioneta, auto, furgón? También había un tema de presupuesto claro… así que un día miramos a nuestro querido VW y dijimos… por qué no?  Hoy en día mirando para atrás creemos que el viaje no podría haber sido tan increíble en otro vehículo

También nos contaron que su vehículo no solo cumplió, sino que la ha superado. Transitaron caminos que según ellos jamás se hubiesen imaginado, en la altura, sobre nieve, arena, tierra, montañas y muchas condiciones extremas.

¿Después de algún tiempo de viaje: Cuáles creen que son las principales ventajas y desventajas de este modelo según su experiencia?

Una vez que arrancamos a viajar en nuestro Fusquita aprendimos el verdadero valor de este auto, y no podemos creer como alguna vez se nos ocurrió viajar en algo más moderno jajaja

Ventajas:

  • La principal creemos que es su simpatía. El Fusquita abre puertas por si solo. La gente en la calle te saluda, le saca fotos, para a preguntarte cosas sobre el auto, se sorprenden de como hizo tantos kilómetros.
  • Otra es que en todos los países por los que hemos viajado hasta ahora hay Clubes Volkswagen que siempre te dan una mano con el auto, el viaje o simplemente sabes que están ahí. Nos hemos hecho nuevos amigos del mundo VW.
  • Su mecánica es fácil. Si bien al comienzo no sabíamos nada, fuimos aprendiendo a medida que nos han pasado cosas, pero siempre se soluciona. Hay repuestos por todos lados y al ser de mecánica sencilla no suele ser cara su reparación.

Desventajas:

  • Tal vez que es pequeño, pero a nosotros por ahora nos alcanza.
  • Es un poco lento, pero como decimos nosotros, vamos a la velocidad del paisaje.
  • No contamos con calefacción ni aire acondicionado, simplemente andamos a “temperatura ambiente”
  • Al tener una carpa de techo (roof top tent) no pasamos desapercibidos como algunos furgones que estacionan y se acuestan a dormir, debemos así buscar lugares un poco más solitarios para armar nuestra casa.

 

 

Nos atrevimos a preguntarles si cambiarían a su apreciado Fusca por otro vehículo y nos dijeron:

Al comienzo lo pensamos… pero ahora no hay manera! Solo decimos que lo cambiaríamos por una Kombi VW si algún día se agranda la familia y queremos seguir viajando.

Finalizamos preguntándoles por una experiencia del viaje y nos dijeron:

Viajando muchas veces hemos recibido invitaciones para quedarnos en casas de familia, y nos encanta. También hacemos CouchSurfing, pero otras veces hay gente que simplemente conoce nuestra historia, o tal vez tienen un VW y nos invitaba a su casa. Eso pasó con Luis, en el norte de la Patagonia Argentina, un  amigo del mundo VW que nos abrió la puerta de su hogar. Su casa era muy humilde en cosas materiales, además tenía una hija con capacidades diferentes…. ellos vivían el día a día, y cada día  lo arrancaban con muchos desafíos, desde lo económico, lo social,  lo personal. Su realidad nos emocionó y también su generosidad. Nos hizo sentir vergüenza por cada vez que nos quejamos por situaciones cotidianas insignificantes. Con Luis aprendimos que hay que vivir el día a día y agradecer por lo que tenemos, por la salud, por cada nuevo día. Aprendimos el valor de la amistad, de la importancia de pasar un buen momento, de desconectarnos y simplemente estar ahí, compartir lo que uno tiene, y que mañana será otro día…

A la hora de recomendar a otros viajeros sobre un viaje así, nos comentaron:

Que lo hagan, que lo más difícil es dar el primer paso. Nunca será el momento ideal, ni existe el vehículo ideal, ni la mejor edad, ni la mejor época, ni nada. Si es tu sueño, ve atrás de el, nada puede salir mal en el camino de los sueños… a veces es difícil, viajar por mucho tiempo no es estar de vacaciones, es un estilo de vida, y como la vida misma tienen sus partes lindas y menos lindas, tienen partes difíciles también… pero todo tiene solución!

Hacerse un programa, esquema o diseño de lo que uno quiere, plasmarlo en un papel y luego todos los días, semanas hacer algo para acercarse a ese sueño, si no se puede replantearse, lo material, económico tiene siempre una solución, pero el tiempo no se recupera.

View this post on Instagram

Recuerdos lindos de Montañita

A post shared by Andando y Soñando (@andandoysonando.com.ar) on

 

Detras de Dos que van están Marian de Venezuela y Pablo de Argentina, quienes comenzaron su viaje salieron de Gral. Las Heras en el interior de la provincia de Buenos Aires en Octubre del 2016, con la deseada meta de llegar al país azteca. Para su aventura decidieron utilizar un  Renault 4 GTL del año 85 valorado en unos U$s1200 aprox. Un vehículo que ellos describen como su maestro, que no paro de enseñarles cosas durante su viaje.

Le preguntamos porque eligieron ese modelo de vehiculo en especial y nos dijieron:

En principio pensábamos en comprar una moto hasta alguien nos sugirió comprar un coche viejito de mecánica simple como por ejemplo una “Renoleta” y al escucharlo nos resonó por todos lados. Ahí supimos que era el auto ideal.

¿Tiene algún apodo en especial su vehículo? de ser así ¿Porque lo eligieron?

Se llama “Epuyén” que significa “Dos que van” en lengua mapuche. Vivíamos en Patagonia, en la ciudad El Bolsón y ahí cerca está el pueblo de Epuyén y siempre nos gustó ese lugar y ese nombre, así que de ahí lo adoptamos.

Ya con varios miles de kilometros ensima, le preguntamos cuáles creen que son las principales ventajas y desventajas de este modelo según su experiencia, y nos comentaron:

Entre Argentina y Colombia es un auto casi %100 desconocido y por ende no hay repuestos para él y de ahí surgen las principales ventajas y desventajas:

  •         La ventaja que tiene es que es muy, pero muy simple y pese a ser un “bicho raro” para muchos mecánicos fuera del país es fácil de deducir donde están los problemas y adaptarle una solución. Es un auto muy fiel y gracias a Dios las veces que se nos rompió siempre fue en lugares donde lo pudimos solucionar.
  •         La desventaja es que si se precisa un repuesto muy específico hay que mandarlo a buscar a otro país en caso que no se pueda hacer una adaptación. Por ejemplo en La Paz se nos rompió la bomba de gasolina y le pudimos poner una bomba eléctrica asiática, pero si hubiese sido la bomba de agua ahí si que no podíamos hacer ninguna adaptación.

¿Si tendrían la opción de hacerlo, cambiarían su vehículo por algún otro?

Ahora que ya estamos en la mitad del rio y todo lo aprendido creemos que no. Quizás si hubiésemos sabido más cosas antes de salir, y dábamos más lugar al miedo, por ahí nos inclinábamos por un escarabajo de VW porque vimos que hay en todos los países y por ende no hay problemas de repuestos, pero afortunadamente no hicimos muchas preguntas ni muchas averiguaciones antes de viajar.

Si tendrían que elegir una experiencia del viaje ¿Cuál fue la que más los marcó en lo personal?

Lo que más nos sorprende siempre es la gente. En todo momento, en todo país, en toda cultura siempre aparece un ángel que nos abre las puertas de su casa, de su corazón y el de su familia. Sin la ayuda de la gente no llegábamos ni a la esquina y aún nos sigue conmoviendo, muchas veces con lágrimas en los ojos. Nosotros nos sustentamos vendiendo libros y cuentos, muchas veces viene la gente a regalarnos comida o a traernos agua. Gente que nos ve y nos invita a comer o a dormir a su casa sin conocernos, mecánicos que no nos cobran, gente que nos compra un cuento y nos abraza, personas que nos detienen en la ruta para sacarse fotos con nosotros (Epuyén, Marian y yo) etc.

¿Qué le recomendarían a otros viajeros que quieran emprender un viaje así?

Que tengan fe de que todo lo bueno va a sucederles si se animan ¡Hay magia en el camino de los soñadores atrevidos! Y también que si el sueño los desborda, aconsejamos que no se hagan muchas preguntas y salgan a andar dando lugares a los milagros para que sucedan.

 

Finalizamos esta entrevista múltiple con los amigos de La Chata por América, que ya llevan dos años en la carretera, partiendo desde Buenos Aires y con un destino final bien al norte, Alaska, recorriendo todo el continente americano en un viaje de ida y vuelta.

Para su hazaña decidieron confiar en  una Volkswagen Kombi, modelo 1987, hecha en Argentina, la cual la adoptaron como una casa rodante (sillon-cama, cocina, lavaplatos, etc.) La apodaron “La Chata”… que es el nombre que reciben en Argentina a cualquier camioneta. Un vehiculo que segun ellos cumplio al 100%.

¿Porque eligieron ese modelo de vehículo en especial?

El vehículo ya lo teníamos, porque Caro era fanática de las kombis y fue su primer auto. Cuando decidimos salir a viajar, no lo dudamos.

¿Cual calculan que es el valor aproximado del vehículo (en dólares)?

Hoy en día esa es una pregunta difícil de responder. Depende en que país quieras adquirirlo. En Argentina una “buena” Kombi puede llegar a salir desde 7 mil dólares. En México las encontrás desde mil quinientos. Y en Europa y en Estados Unidos son de colección, las compran carísimas.

¿Sobre las ventajas y desventajas?

Las ventajas son muchísimas. Hay clubes de fanáticos de VW que siempre están dispuestos a recibirte y darte una mano. En todos los países de América Latina hay repuestos y mecánicos. La Kombi es simpática, la gente se acerca, siempre llama la atención y nos abre muchas puertas. En cuanto a las desventajas, tal vez es un poco pequeña para vivir, sobre todo si no tiene techo expansible como la nuestra. Tal vez un Motor Home sería más cómodo, pero no sería tan buena onda. Al ser un auto viejo tiende a requerir más trabajo mecánico que un auto moderno, pero el motor es muy simple y podés hacer mucho vos mismo. Por último, la velocidad. La Kombi viaja a 70 km/hr y en algunos lugares es complicado (las autopistas de USA, por ejemplo).

 

Lo preguntamos por lo mejor del viaje y nos comentaron:

¡Qué difícil elegir solo una experiencia! Conocimos muchos lugares hermosos, mucha cultura, mucha gente. El Salar de Uyuni, en Bolivia; el Volcán Quilotoa, en Ecuador; las Islas de San Blas, en Panamá. Muchísimas experiencias increíbles… imposible elegir una.

Para terminar le pedimos que nos den una recomendación, para cualquier otro viajero que quieran emprender un viaje así:

Que lo hagan, que no se van a arrepentir. Les diríamos que lo más difícil de todo es salir, irse de la zona de confort. Que hay días duros, en los que decís “¿Qué estoy haciendo acá?”… el viajero que lo niegue miente. Pero los días buenos e increíbles repagan todo. Es una experiencia grande, que vale la pena vivir al menos una vez en la vida.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com