Ubicado sobre la “Plaza de París”, en el centro de Berlín, este monumental arco de un marcado estilo neoclásico es sin dudas uno de los maxim iconos de esta ciudad en el mundo. Un monumento repleto de historia que ha sido el escenario principal  de los grandes momentos de la ciudad desde hace más de doscientos cincuenta años.

La Puerta de Brandeburgo (Brandenburger Tor, según su nombre original en alemán) es una de las antiguas 18 puertas de entrada a la ciudad que tenía Berlín desde la época medieval, y esta es la única que hoy en día sigue en pie. Aunque su historia monumental se remonta recién al año 1788, durante el reinado de Federico Guillermo II de Prusia, cuando este monarca mandó a construir esta gran puerta siguiendo el modelo de la puerta de acceso a la Acrópolis de Atenas.

Si bien en aquellos años esta puerta estaba en los límites de la ciudad, hoy en dia esta practicamente en el centro geografico de la misma. Esto se debe a que en 1920 se dictó la “Gross Berlin Gesetz” (Ley del Gran Berlín), que unificó 7 ciudades, 59 pueblos y 27 municipios, naciendo así la Berlin moderna.

Como te contamos su arquitectura está inspirada en el propileos de la Acrópolis de Atenas, la cual cuenta con cinco entradas separadas por seis columnas dóricas a cada lado. En la época imperial los tres pasajes centrales podían ser atravesados únicamente por miembros de la realeza, y los dos laterales eran destinados a los ciudadanos comunes. 

En lo alto de la puerta podremos encontrar una gran escultura de una Cuadriga, donde la diosa de la victoria se pasea en un carro tirado por cuatro caballos, esculpido por Johann Gottfried Schadow en bronce, la cual deja ver sus años en su oxido de color verde oscuro. 

Está imponente estatuto es ademas todo un icono y símbolo de victoria para el pueblo alemán. En 1806 el ejército francés a las órdenes de Napoleón invade Prusia y se lleva la Cuadriga a París. Pero unos ocho años después, el mariscal Von Blücher la recupera y cambio a la imagen de la Diosa de la Paz que está originalmente por la Diosa Victoria que vemos hoy en día, además de una cruz de hierro y un águila prusiana.

Con la construcción del Muro de Berlín en 1961, la Puerta de Brandeburgo quedó en tierra de nadie, sin acceso del este ni del oeste. Solamente guardias de frontera e invitados especiales de la RDA tenían acceso al monumento. En 1991, tras la reunificación de Alemania, la Cuadriga, que no había tenido ningún mantenimiento en 30 años, fue desmontada y restaurada. Durante esta restauración se le agregaron de nuevo el águila y la cruz de hierro.

La historia de la Pariser Platz:

La Puerta de Brandeburgo forma parte de una gran plaza rectangular, conocida como la Plaza de París, la cual se encuentra rodeada de importantes edificios, como las embajadas de Estados Unidos, Canadá o Francia y el lujoso Hotel Adlon. Su nombre recuerda al Tratado de París, el cual fue una de las consecuencias de la toma de París por parte de tropas de Prusia en la guerra entre la Francia de Napoleón. 

Durante la Segunda Guerra Mundial, la plaza y la Puerta de Brandeburgo sufrieron graves daños, tal es así que su bella Cuadriga resultó casi completamente destruida. Toda la zona permaneció en ruinas hasta 1957, cuando se concluyeron los trabajos de reconstrucción. 

Cuando se levantó el Muro de Berlín en 1961, tanto la plaza como la Puerta de Brandeburgo quedó en tierra de nadie, sin acceso del este ni del oeste. En aquellos años solamente los guardias de frontera e invitados especiales de la RDA tenían acceso al monumento. Esto terminó recién en 1991 con la reunificación de las dos alemanias y unos meses después comenzaron los trabajos de restauración del monumento y su gloriosa estatua.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com