Declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad, la increíble quebrada de Humahuaca en el norte argentino es un lugar repleto de historia, tradiciones ancestrales y encantos naturales. Un recorrido por algo más de 150 km entre estrechos valles multicolores, ríos, cactus y la belleza del altiplano jujeño. Por toda la quebrada encontrarás pueblos con un encanto único, que parecen haber quedado suspendidos en el tiempo y que sin dudas merecen la pena visitar.

Volcán:

Los españoles llamaron Volcán a la zona por el fuerte ruido que provoca el rio al hacer sus desbordes durante la época de lluvias, ruidos tan estremecedores que paresen el de un volcan en erupcion. Este poblado se encuentra en el punto justo donde se marca el final del húmedo y lluvioso valle jujeño y el comienzo de las tierras altas, secas y frías de la quebrada de Humahuaca.

Volcán tiene un fuerte legado ferroviario, y es todavía la vieja estación de tren el epicentro del pueblo. Aunque el ferrocarril ya no pasa, en sus galpones funciona una importante Feria Campesina donde los artesanos venden sus productos, principalmente tejidos, los cuales según dicen tiene una gran calidad debido a su trabajo artesanal.

Purmamarca

Ubicado al pie del famoso Cerro de los Siete Colores, el pequeño pueblito de Purmamarca se encuentra sobre la Ruta Nacional 52 a unos pocos kilómetros del empalme con la Ruta 9, la principal de la quebrada. Purmamarca es un poblado de origen precolombino que aún hoy en día mantiene el aspecto que tuvo en el siglo XIX, con calles de tierra y casas de adobe blanqueadas.

Al lado de la Iglesia del pueblo se encuentra un gigantesco algarrobo negro de unos 13 m de altura, cuya copa tiene 30 m de diámetro. Expertos dataron a este árbol con una antigüedad de unos 620 años y según dicen en Purmamarca hasta las tropas del General Manuel Belgrano descansaron bajo su sombra durante las guerras de la independencia.

Las Salinas Grandes

Unos hacia el oeste 66 km de Purmamarca se encuentra Las Salinas Grandes, un enorme cuarto de sal ubicado en el altiplano jujeño a una altitud promedio de 3450 msnm. El origen de este salar se remonta unos millones de años atrás cuando la zona se cubrió de aguas con una gran cantidad de sales provenientes de la actividad volcánica. La evaporación paulatina de estas aguas saladas dio origen al salar, el cual que posee un espesor promedio de unos 30 cm.

Maimará

Maimará es un pequeño poblado repleto de historia y encanto que se puede recorrer caminando en poco tiempo. Entre los muchos encantos de Maimará se destacan la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, el Cementerio de altura Nuestra Señora del Carmen, las montañas de La Paleta del Pintor una impresionante formación geológica constituida por los cerros multicolores que recuerdan una paleta de pintura.

Unos 3 kilómetros antes de la entrada al pueblo se encuentra la Posta de Hornillos, una  antigua posta de más de doscientos años que unía el Alto Perú con el Virreynato del Río de la Plata y que además fue cuartel general de vanguardia del Ejército de la Independencia. Hoy en dia aqui funciona un museo donde se muestra la historia del pueblo y la región.  También se puede visitar la zona de cultivos y el lecho del río Grande que gran parte del año está seco.

Tilcara

Rodeado cerro coloridos, ríos correntosos y grandes cactus, Tilcara es uno de los pueblos más pintorescos de la quebrada de Humahuaca en la provincia argentina de Jujuy. Un pequeño pueblo de unos seis mil habitantes que todavía conserva las tradiciones del norte argentino.

Sobre las colinas detrás del poblado encontramos el fantástico Pucará de Tilcara, el cual es el principal sitio arqueológico de la argentina. Una fortaleza prehispánica, en el cual también existían viviendas, corrales y lugares para la práctica de ceremonias.

No te puedes ir de Tilcara sin probar en algunos de sus restaurantes dos de las especialidad locales. Una es la “Quinoa”, un sabroso cereal propio de la cordillera de los Andes, que se puso de moda en los últimos años por sus propiedades nutricionales y la otra es  “la carne de llama”, la cual se prepara de muchas maneras y según dicen es mucho más rica en proteínas y tiene menos colesterol que las carnes rojas clásicas.

Humahuaca

Siguiendo nuestro ascenso por la ruta 9, nos toparemos con Humahuaca, un sitio que hasta finales del s. XIX fue uno de los más importantes centros comerciales coloniales del antiguo camino al Alto Perú. Un pueblo con calles angostas y empedradas, dignas de recorrer a pie, con sus casas bajas de adobe conservando su fisonomía histórica.

En la plaza central del pueblo se encuentra el Cabildo de Humahuaca, un edificio que además de funcionar como dependencia municipal y museo tiene un singular reloj cucu en el cual cada mediodía sale una imagen móvil de San Francisco Solano a dar la bendición a los presentes. A unos pocos metros de allí sobre una gran escalinata se encuentra el Monumento a los Héroes de la Independencia, es desde su punto más alto donde se aprecia una hermosa vista del pueblo y de la quebrada a su alrededor.

El Hornocal

Si el cerro de los siete colores te pareció una maravilla, no te imaginas lo que te espera cuandos visites el de los catorce colores! El Hornocal está a unos 24 kilómetros del poblado de Humahuaca, se puede llegar hasta él por medio de una ruta de ripio, la cual nos conduce hasta un mirador situado en los 4.350 metros de altura, en el cual se aprecia toda la belleza de esta montaña y la puna jujeña.

La Quiaca y Yavi

Al borde de la frontera con la vecina Bolivia, la ciudad de la quiaca el el final del recorrido por la quebrada de Humahuaca. Esta ciudad fronteriza es conocida por su mercado, donde se pueden conseguir todo tipo de productos a precios realmente muy convenientes. Un sitio que merece la pena visitar desde aquí es el poblado de Yavi. Ubicado a tan solo 16 kilómetros de distancia, fue fundado a principios de siglo XV y realmente parece estar detenido en el tiempo.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com