Pese a no ser su capital, Sidney es sin dudas la ciudad más conocida de toda Australia, una metrópolis de casi 5 millones de personas, llena de tesoros y lugares por descubrir. Aunque todos la conocemos por su icónica opera, Sidney es mucho más que eso, desde grandes museos, hasta sus parques y playas de ensueño.

El puente de la Bahía

Este gigante de hierro atraviesa la bahía de Sídney, conecta el centro financiero de la ciudad con la costa norte, una zona de carácter residencial. Tras más de ocho años de construcción se abrió al público el 19 de marzo de 1932. La longitud total del puente es de 1149 m, 503 de los cuales son sobre el agua a una altura de 49 m, lo que permite que grandes barcos naveguen por las aguas del puerto; esto lo hace el quinto más largo en su tipo. Su gigantesco arco se eleva hasta una altura de 134 m y hasta allí se puede llegar para contemplar vistas espectaculares de la bahía y la ciudad. En total el puente soporta ocho carriles de automóviles, dos líneas de ferrocarril, una ciclovía y un paseo peatonal.

La opera House

La Casa de la Ópera de Sídney, es uno de los edificios más famosos y distintivos del siglo xx. Declarado en 2007 Patrimonio de la Humanidad, fue diseñado por el arquitecto danés Jørn Utzon en 1957 e inaugurado el 20 de octubre de 1973, con presencia de la reina Isabel II en su papel de reina de Australia. En su interior se realizan obras de teatro, ballet, óperas y todo tipo de producciones musicales. Es además la sede de la compañía de Ópera Australia, la Compañía de Teatro de Sídney y la Orquesta Sinfónica de Sídney.

Tiene cinco salas, la más grande con una capacidad para 2.679 asientos y la más pequeña para 364. Además hay sala de grabaciones, sala de exposiciones, 42 camerinos, 2 restaurantes, 6 bares para el teatro, 6 vestíbulos, salas de estar, oficinas para la administración, una Librería y un archivos. Sus techos están recubiertos por millones de azulejos, los cuales tienen dos tonalidades combinadas blanco brillante y crema mat, los cuales crean un efecto óptico único.

Anzac War Memorial

En este monumento museo podrás ver objetos referidos a las guerra en las que participó Australia, como la segunda guerra mundial o la guerra de Vietnam. Cuando lo visites ten en cuenta que todos los días a las 11AM hacen dos minutos de silencio en homenaje a los caídos.

Pasear por el Chinatown

Este es el barrio chino más grande de toda Australia,  los primeros inmigrantes chinos se comenzaron a establecer aquí en la década de 1920 y desde entonces este barrio no paró de crecer. Combinando con las marquesinas de los negocios, aquí las señales de las calles están tanto en inglés como en chino. Si tienes un presupuesto low cost, este es el mejor lugar de Sidney donde comer barato.

El Observatory Hill Park

Ubicado en una colina detrás del famoso barrio The Rocks, aqui tendras unas espectaculares vistas del puente y toda la bahía. En la parte más alta del parque hay un pequeño kiosco de madera el cual es frecuentado por novios y fotógrafos para su seciones de fotos.

Queen Victoria Building

Este edificio ubicado en el centro financiero de Sídney, este edificio fue construido entre los años 1893 y 1898 para exponer los grandes logros de la colonia australia, luego fue restaurado y en la actualidad es uno de los centros comerciales más lujosos del mundo. En su interior verás tiendas de todo tipo, además de cafés y restaurantes. Su increíble reloj móvil incluye 33 escenas de la historia de Australia, vista bajo la perspectiva de los aborígenes australianos y europeos. Un cazador aborigen circula continuamente el exterior del reloj lo cual representa el tiempo que nunca termina.

Los Cuarteles de Hyde Park

Este museo emplazado en uno de los edificios más antiguos de la ciudad, forma parte junto con otros diez edificios del conjunto denominado Sitios australianos de presidios, de la lista del Patrimonio de la Humanidad, desde el año 2010.

Taronga Zoo

Australia es tierra de animales exóticos y en este zoológico de las afueras de Sidney los encontrarás todos. Cocodrilos, koalas y canguros se pasean por este gran zoológico además de muchos otros animales, muchos de los cuales están en libertad.


The Rocks

Fundado en 1788 este barrio fue la primera colonia europea en la ciudad y su toque europeo todavía se puede observar en la actualidad. Aquí abundan los restaurantes y pubs y el ambiente nocturno es de los mejores de la ciudad.


Jardines botánicos de Sydney

Este es el principal espacio verde de la ciudad, ubicado a unos pocos minutos del puerto y la ópera, es además uno de los mejores paseos para hacer en el centro de la ciudad. Desde su costanera tendrás unas espectaculares vistas de la Ópera y del Harbour Bridge.

Newtown, el barrio hipster

Un barrio repleto de bares y graffitis espectaculares, este es el barrio Hipster por excelencia. Está ubicado a sólo 10 minutos en tren de la Estación Central, sus restaurantes suelen ser algo más baratos que los del centro, algo que tu bolsillo te lo va a agradecer.

El Luna Park

Este es un tradicional parque de atracciones, que forma parte de la cultura popular australiana desde 1935. Su entrada es gratuita, pero si quieres subirte a alguna de sus 14 atracciones o su montaña rusa tendrás que comprar un boleto para cada una.

Visitar las Montañas Azules

A tan solo unas dos horas del centro de Sídney, nos encontraremos con uno de los paisajes más bellos que la naturaleza australiana tiene para ofrecer, estamos hablando de las increíbles montañas azules, un paraíso de más de un millón de hectáreas con altos altos bosques, grandes precipicios, temibles cañones y bellas cascadas que recorren sus montes; y todo esto con el plus de una mágica neblina azulada que invade a diario toda esta región dándole su particular nombre.

Isla Cockatoo

En esta isla de la bahía pasó por varios usos desde que en 1839 abrió allí una antigua prisión imperial, luego fue una escuela industrial, un reformatorio y hasta 1991 uno de los  principal astillero naval del país. En aquellos años si robabas un pedazo de pan en Londres, podrías terminar cumpliendo tu pena en la lejana Australia. Al final su condena, el convicto recibía un certificado de libertad y una pequeña porción de tierra, donde podía elegir entre asentarse como colono en Australia o podía regresar a Inglaterra.

Ver los canguros de Morisset

Está más que claro que no podemos dejar Australia sin ver de cerca a sus típicos canguros, sin dudas el animal más representativo de este país. Para verlos existen muchas opciones, como los zoológicos o las reservas de vida silvestre del interior. Pero si quieres evitar las jaulas o el precio de las entradas a los parques tenemos una opción low cost para verlos: la reserva de Morisset, ubicada a tan solo dos horas de tren desde Sídney. Si quieres saber cómo llegar, lee este post de Alrededor del Mapa.


Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com