Se imaginan un lugar donde convivan en un solo lugar y al mismo tiempo, cientos de artistas famosos, prestigiosos periodistas y escritores, grandes actores del teatro y el cine, científicos, políticos y hasta un sultán. En el fabuloso cementerio parisino de Père-Lachaise, los podremos encontrar, aunque sin vida por supuesto.

Este cementerio creado en los primeros años del 1800, alberga dentro de sus muros, unas 43 hectáreas y 93 áreas, que contienen 70.000 tumbas, 5.300 árboles, cientos de estatuas y centenares de gatos en un estado semisalvaje y miles de pájaros que anidan en sus ramas.

View this post on Instagram

a saturday at the cemetery

A post shared by Jana (@idoitbrilliantly) on

Situado en el número 16 de la Rue du Repos, en el XX Distrito, el cementerio  se abrió oficialmente para una primera inhumación el 21 de mayo de 1804, la de una pequeña de cinco años. Sin embargo, este cementerio no fue bien aceptado por los parisinos, que no querían ser enterrados en las afueras de París. COn el paso de los años, al ser transferidos al mismo los restos de algunos personajes de gran prestigio, como Molière, La Fontaine o Abelardo y Eloísa, la élite parisina le concedió su beneplácito y lo convirtió en su necrópolis favorita.

Entre los inquilinos más famosos que descansan aquí se encuentra, el mismísimo Oscar Wilde, icono máximo de la literatura de habla inglesa. El cual murió en el Hôtel d’Alsace, a consecuencia de un ataque de meningitis en 1900.

Uno de sus no ocupantes más famosos fue Juan Bautista Alberdi, jurista, economista, político, escritor y músico argentino, autor intelectual de la Constitución Argentina de 1853, tiene una tumba, con busto y lápida incluida. Aunque curiosamente está vacía, pues sus restos nunca llegaron a ocuparla. Permanecieron en una cripta en Neuilly-sur-Seine desde 1884 hasta 1889, cuando fueron repatriados a Argentina. La confusión continúa, aunque la tumba no figura en las guías oficiales del cementerio.

Père Lachaise sigue siendo un cementerio operativo y aceptar nuevos entierros . Sin embargo, las reglas en los cementerio de París son bastante estrictas: las personas  solo pueden ser enterradas en uno de estos cementerios si mueren en la capital francesa o si viven allí. Ser enterrado en el Père Lachaise es aún más difícil, ya que debido a las muy escasas parcelas disponibles, existe una larga lista de espera, algo muy importante a considerar a la hora de morirse si quieren ser enterrados aquí.

https://www.instagram.com/p/BSRGwClDBFh/

 

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com