Rio de Janeiro es sin dudas una de las ciudades más increíbles del planeta, sus playas, su gente, su abundante vegetación y sus montañas de fondo convierten a Río en simplemente lo que es un lugar realmente magnífico.

Alejado del circuito turístico tradicional “Pedra Bonita” en un secreto a voces entre los amantes de los deportes de aventura y la vida al aire libre. Ubicado en el Parque Nacional de Tijuca, esta montaña monolítica de 844 metros nos ofrece unas vistas panoramicas increibles que sin dudas quedaran grabados en tus retinas por mucho tiempo.

Todo este parque nacional forma parte de los sistemas de bosques atlánticos, que por muchos años fueron deforestados por el hombre para obtener carbón pero desde 1967 se encuentran protegidos por el gobierno nacional. Según cuenta la leyenda, el nombre Pedra Bonita, fue dado por uno de los nobles que poseían el dominio de estas tierras durante la época colonial portuguesa. Al llegar a su cima durante un paseo, se maravilló de la increíble vista y la belleza a sus alrededor y simplemente lo llamado: Pedra Bonita!

La mejor manera de llegar el sendero empieza en la Estrada da Pedra Bonita, se va hasta la orilla de la playa de São Conrado y desde allí se sube a la Estrada das Canoas hasta encontrar una placa que indica el inicio del trayecto. Una recorrido es considerado leve y relativamente fácil de unos 40 minutos.

Este sitio es además un santuario para los amantes del vuelo libre, en uno de los sitios más altos de la montaña existe una rampa de vuelo que nos ofrece un infartante salto al vacío. Si buscan en google se pueden contratar distintas empresas que ofrecen vuelos de bautismo en parapente por un precio que oscila entre los $300 R o $ 600R dependiendo de la temporada y los minutos de vuelo.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com