Cuando organizamos nuestro viaje a la provincia de La rioja en los pies de la cordillera de los andes en el centro oeste de la Argentina, sin dudas nunca nos imaginamos que realizaremos un paseo por “La Costa”. Con la inmensa cordillera de un lado y unos 2000 mil kilómetros que nos separan del océano del otro lado, este apodo de la costa Riojana, nos parecía algo extraño y nos cautivo casi de inmediato. 

Así fue como decidimos montarnos en  nuestro modesto auto de alquiler y comenzar este viaje de un dia entre la capital provincial: “La rioja city” y Aimogasta, unos 160 kilómetros hacia el norte, siguiente la sombra de “El Mela”, una cadena montañosa que parece separar a la provincia en dos. Un viaje donde atravesaremos pequeños pueblitos de no más un centenar de habitantes, kilómetros de agreste desierto, algún que otro dinosaurio, una polémica pista de aterrizaje abandonada, unos carro-veleros que parecen salidos de una película de Mad Max y aceitunas muchas aceitunas! 

El Dique los Sauces

Bien temprano por la mañana después de desayunar recogemos nuestro automóvil, y comenzamos el viaje saliendo de la ciudad de la Rioja por la ruta Nacional 75, rumbo al norte. Un camino serpenteante que lentamente comienza a subir, en una zona de casas de fines de semana y camping. Unos pocos kilómetros montaña arriba nos espera un corto túnel y al atravesarlos nos toparemos con el Dique de los Sauces, un embalse artificial el cual es la principal reservorio de agua de la capital provincial. 

Este es también el principal centro de deportes náuticos de la provincia, y es un lugar muy recurrido durante los fines de semana. Al costado del camino hay varios miradores donde podemos detenernos y apreciar la magnificencia del paisaje. Si observas con atención podrás ver por los alrededores del dique una colorida formación geológica llamada la “pollera de la gitana”. Millones de años de erosionada le dieron esta forma y estos colores a la montaña. 

Sanagasta

Unos pocos kilómetros más adelante nos espera el pueblo de Sanagasta, un verdadero oasis verde en medio del desierto riojano. Esta zona es también conocida por ser un importante yacimiento paleontológico donde se han descubierto huevos y de nidos de dinosaurios. Aquí existe un pequeño Jurassic park criollo, llamado el “Parque de los Dinosaurios”; donde se exhiben diferentes maquetas en tamaño real de los dinosaurios que habitaron esta zona hace millones de años y se muestran los estudios paleontológicos que se están realizando actualmente.

Churquis y Anillaco

Continuamos nuestro viaje por la desolada RN 75 y después de pasar por varios pueblos riojanos decidimos hacer una mini parada en Chuquis, un poblado pequeño pero con una gran historia. Chusquis tiene una pintoresca iglesia dedicada a la Virgen del Rosario, la cual es famosa algo famosa en Instagram, debido a cómo combina con su entorno serrano. Así que aprovechamos el viaje para visitarla, tomar la respectiva foto y comprar unos bizcochos en la diminuta panadería local.

Volvemos a la ruta y unos diez kilómetros más adelante nos topamos con Anillaco, un pueblito famoso en toda la argentina por ser, el lugar de nacimiento del ex presidente Carlos Menem. Como nos podemos imaginar tener un ex-presidente entre los vecinos es algo bastante beneficioso y esto se nota en las calles de anillaco, las cuale se diferencian y bastante de sus vecinos. 

Entre los infaltambres de anillaco están: una visita por la puerta de “La Rosadita”, la residencia particular del ex presidente; una recorrida por las distintas bodegas del pueblo, las cuales se especializan en el vino torrontés; el Museo de Ciencias Naturales y Antropología de Anillaco y por último te recomendamos hacer una parada en la tienda de productos regionales “el Caudillo”, donde además de dulces y aceitunas podremos encontrar en sus paredes una verdadera colección de fotografías y cuadros dedicados al “Carlos” y sus patillas!

Vientos del Señor

Salimos de Anillaco pasando junto a su aeropuerto, construida en la década de los 90s para el uso del presidente y que hoy parece estar en estado de abandono. Tomamos la ruta provincial 7, rodeados de los gigantescos aerogeneradores hasta el paraje Vientos del Señor, un lugar que como podemos imaginarnos se destaca por la presencia casi constante de… viento!

Aquí la plana superficie del salar se combina con sus fuertes vientos para crear un lugar casi perfecto para la práctica del carrovelismo. Un escenario que parece salido de una película futurista, donde unos pequeños carros de tres ruedas son impulsados a gran velocidad por el salar únicamente gracias a la fuerza del viento sobre su mástil.

Cuando terminamos nuestra carrera de eslalons por el salar, nos contaron que muy cerca de allí se encontraba otro paraje que podíamos visitar, nos estaban hablando de “Señor De La Peña”. Un lugar de peregrinación local, que se caracteriza por tener una gigantesca piedra, la cual si se mira desde cierto ángulo parecería ser la silueta de un rostro humano y en semana santa y otras fechas religiosa suele atraer a miles de visitantes… aunque cuando nosotros pasamos solamente había un perro, el cual como nosotros no estaba muy entusiasmado de esta coincidencia de la geología.

Aimogasta y Arauco

Antes que el atardecer apareciendo en escena continuamos nuestro viaje por la ruta provincial 9 rumbo norte hacia la ciudad de Arauco. Unos cuantos kilómetros antes de llegar ya se empieza a ver al costado del camino el producto que hace tan famosa a esta región, sus codiciados olivos. Es que prácticamente todo este pueblo vive de la producción olivar y aquí se encuentran varias de las productoras de aceitunas más conocidas del país. Y como todo un monumento natural se esto tenemos a su “Olivo Cuatricentenario”, el cual se considera el ejemplar vivo más añoso del continente e increíblemente continúa dando aceitunas.

En aimogasta terminamos la primera parte del viaje con la visita a las plantas elaboradoras de aceite de oliva, además de pasearnos por todo el pueblo en búsqueda de varios comercios dedicados a la venta de productos regionales producidos allí mismo, los cuales son de muy buena calidad y tiene un precio mucho más económico que en otra parte. Aunque tenemos que hacerte una aclaración… si piensa ir de shopping aceitunero tiene que tener en cuenta que en la Rioja como en muchos otras partes del interior de la Argentina todos (todos) los comercios cierran sus puertas después del mediodía y vuelven a abrir recién pasadas las 18hs, es que aquí la hora de la siesta parece ser sagrada!

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com