Los ferrocarriles rusos, gozan de una excelente reputación, heredada de los antiguos trenes soviéticos, los cuales eran considerados unos de los mejores de toda europa. Debido a las enormes distancias que deben recorrer estos trenes, por el casi interminable territorio ruso, estos trenes fueron idealizados como verdaderos hoteles rodantes, para que sus pasajeros puedan viajar con la mayor comodidad posible, entre las distancias intercontinentales de la madre rusia.

Tras el colapso de la Unión Soviética, los trenes en rusia pasaron a ser operados por la compañía estatal RZhD, la cual opera los 85.000 km de vías férreas de su territorio, lo que la convierte en una de las mayores redes ferroviarias del planeta.

Así que si estas pensado en realizar un viaje por Rusia, no dejes pasar la posibilidad de viajar en sus trenes y vivir esta imperdible experiencia ferroviaria.

Las Clases abordo

Trenes de Alta velocidad

Los trenes de alta velocidad son trenes interurbanos de estándar Europeo, que pueden alcanzar velocidades típicas de 250 km/h. Actualmente están disponibles para los tramos entre Moscú, San Petersburgo, Helsinki, y Nizhny Novgorod. Estos trenes se llaman “Sapsán” para los que circulan únicamente por el territorio ruso, o “Allegro” para los que corren entre Helsinki y San Petersburgo. Estos trenes tienen dos clases de vagones, los de primera clase con filas de 3 asientos y los de clase turista de 4 asientos por fila.

Primera Clase

También conocido como ‘SV’ (en ruso — ‘СВ’) o ‘Luxe’ dependiendo del tren, es el tipo de compartimiento más cómodo y lujoso de todos los tipo de tren. Se trata de los típicos compartimentos, con sólo dos asientos, convertibles en litera. La comodidad reside en tener que compartir la “habitación” entre dos viajeros o si tienen suerte ni siquiera compartirlo. En los trenes más exclusivos como el Gran Express, que une Moscú con San Petersburgo, los compartimentos de primera reciben el nombre de Luxe (‘lujo’) y tienen corriente eléctrica y reproductores de DVD. Todavía por encima existen compartimentos de clase VIP, que incluyen baño y ducha propios en cada compartimento, en trenes como el Alexander Nevsky. Los billetes de primera clase incluyen en el precio la ropa de cama y en algunos casos también los menús en el vagón restaurante, además de la comodidad de tener el mismo personal para muchos menos pasajeros (máximo 16 plazas) y menos colas en los servicios. Por lo general, el precio de primera clase es el doble que el de segunda.

Segunda Clases

Denominados coupe, los compartimientos de segunda clase están compuestas por cuatro literas que se convierten en dos asientos del tipo sillón enterizo. Suelen ser bastante tranquilos y si se viaja en grupo, ofrece más intimidad y que las cabinas se pueden cerrar. En los trenes nocturnos, el precio de los boletos incluye la ropa de cama y un desayuno, a elegir entre dos opciones además de una taza de café o té gratuitas, en unos los típicos jarrones de vidrio ornamentados, pero eso sí, el azúcar se cobra por separado.

Tercera Clase

La tercera clase es conocida como ‘platskart’. Es la opción más barata en trenes de larga distancia, y por muchos es considerada como la auténtica experiencia ferroviaria rusa. Se trata de un vagón abierto, con la literas convertibles en asientos sentados, distribuidas en parejas de dos enfrentadas entre sí y otras pegadas a la pared opuesta, con el pasillo pasando por el medio.

Viajar en estos compartimentos de 54 plazas es una sensación similar al dormir en una habitación compartida de un hostel, una muy grande y compartida digamos. La falta de intimidad, hace de estos vagones más seguros, y es muy normal confraternizar con los demás pasajes e incluso compartir comida y alcohol entre los pasajeros .

Cuarta clase

Los vagón de cuarta clase son los considerados de clase turista o popular, tienen 81 plazas en butacas levemente reclinables. Son aún más baratos que en tercera clase, pero evidentemente a costa de más incomodidad, y por lo general están disponible para los trenes de distancia media/corta y no en los nocturnos de largo recorrido.

En trenes suburbanos es habitual que sólo exista esta clase, mientras que en otros servicios diurnos de distancias más largas, puede haber ocasionalmente una clase superior denominada sidyachy y formada por compartimentos de seis asientos.

Sacar los Pasajes:

Existen tres formas de sacar un pasaje para viajar en los ferrocarriles rusos. La primera es sacarlo en las taquillas de las estaciones o en sus máquinas automáticas, pero muy pocos empleados hablan inglés, por lo que puede resultar un tanto difícil hacerlo, pero siempre podemos contar con la buena predisposición de los empleados para hacerlo.

Otra manera es hacerlo por medio de alguna agencia de viaje, páginas web especializadas o algún centros de servicio en las estaciones terminales, las cuales tienen empleados de habla inglesa que podrán asesorarnos y harán de esta la manera más simple de conseguir un pasaje. Pero debido a las comisiones que cobran por sus servicios estas agencias, esta resulta la opción más cara.

La opción más recomendable es la tercera, que es sacarlos por la página web oficial de los ferrocarriles rusos. Este site está tanto en ruso como en inglés, y puede ser traducido a cualquier idioma gracias a los traductores online. Se pueden sacar pasajes hasta con 2 meses de anticipación y se puede pagar con tarjeta de crédito. Para hacerlo debemos crear una cuenta de usuario en la página, y luego imprimir los pasajes o elegir la opción de tenerlos en forma digital.

Experiencia Abordo:

Aunque es recomendable subir al tren con los billetes impresos, no es necesario hacerlo en la práctica en los trenes nocturnos, ya que solamente es obligatorio mostrar nuestro pasaporte al guardia y este chequeara en su sistema, nuestro asiento designado.

Si queremos fumar tenemos que tener en cuenta que está prohibido hacerlo en los compartimentos y zonas comunes. Los trenes de alta velocidad (Sapsán y Allegro) son zona libre de humo, similar a la cabina de un avión, en cambio, los trenes nocturnos regulares tienen áreas dónde está permitido fumar.

En todos los vagones hay un samovar con agua hirviendo, de acceso gratuito. Lo cual resulta muy conveniente si llevamos con nosotros algún saquito de café soluble, té o incluso comida instantánea como sopas o purés.

Además del salon restaurante, en cada vago el guarda nos venderá si se lo solicitamos, bebidas frías o calientes, snack o dulces, además de todo una colección de souvenir de los ferrocarriles rusos, ideales para llevarnos algún pequeño recuerdo a nuestras casas.

 

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com