Ubicada en las aguas del lago Victoria, este pequeña isla, la cual no es más grande de una campo de fútbol es el hogar de más de 130 personas, las cuales viven sin los servicios básicos, sin embargo esta isla es motivo de conflicto y anhelo entre dos países.

La isla de Migingo tiene tan solo unos 0,004 km² y a pesar de su escaso tamaño en su escarpada superficie podremos encontrar más de una treintena de casas, por cuatro pubs, un hotel, una estación de policía, varios burdeles, algunas tiendas de víveres y una farmacia. Incluso hay una peluquería y hasta un establecimiento, repleto de conectores eléctricos y dedicado a la carga de teléfonos móviles por hora, el unico metodo de comunicacion de la isla. Lo que convierte a la isla en uno de los lugares más densamente poblados del planeta.

¿Pero qué es lo que atrae a toda esta gente a vivir tan amontonada? Nada más ni nada menos que la pesca. Es que toda la economía de la isla se basa en torno a la pesca de la perca del Nilo, una especie de pez introducida en el lago en al década de los 40s, la cual es sumamente rentable para sus habitantes. La carne de este pez tiene un gran valor en los mercados internacionales, y cada pescador puede llegar a ganar hasta unos $6 dólares por kilo, una ganancia para nada despreciable en este rincón del planeta.

Tan importante es este recurso pesquero para Kenia y Uganda, que la isla es un verdadero punto de conflicto entre estos dos países y fue ocupada por sus tropas militares en varias ocasiones. Es que la isla se ubica prácticamente en el punto exacto del límite geográficos entre estos dos países. Un conflicto que se remonta al año 1926 y que después de dimes y diretes recién se resolvió en el 2009 gracias a las imágenes satelitales de Google Earth, si la plataforma abierta de Google.

Vivir en la isla no es una tarea, a la falta de agua potable, suministro eléctrico, sistemas de alcantarillado o las más básicas condiciones de higiene; hay que sumarle el peligro constante de los piratas. Estos asalta a los pescadores con frecuencia y huyen de un lado al otro de la frontera evadiendo a las fuerzas de seguridad.

Aunque si vemos la isla desde las alturas lo más curioso que podemos observar no es que la sobrepoblación de Migingo, sino que existe dos isla vecinas, mucho más grandes y totalmente deshabitadas, las cuales incluso conserva su flora y fauna autóctona. Cuando se le pregunta a los pobladores de Migingo porque no eligen mudarse a las otras islas, estos simplemente responden que aquellas islas están habitadas por malos espíritus y no sería una buena idea vivir en ellas y por eso eligen la “seguridad” de Migingo.

Si bien la isla no es un destino turístico de los que podríamos llamar tradicional, puedes visitarlo para experimentar en carne propia la vida en estas condiciones tan extremas. Para llegar hasta ella primero tendrías que dirigirte al pueblo costero de karungu, en Kenia y desde allí pedirle a algún pescador que nos lleve hasta la isla. Una travesía que puede durar varias horas, repleta de complicaciones burocráticas y puede ser bastante complicada de realizar, pero que si eres un viajero en búsqueda de nuevos destinos sin dudas querer realizarla.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com