Buenos Aires y Montevideo, las dos capitales del plata, comparte muchas cosas en común, su gente, sus comidas además de sus tradiciones y su cultura rioplatense. Pero hay una particularidad que une aún más a estas dos ciudades hermanadas, dos edificios cargados de misticismo que son comúnmente conocidos como gemelos del plata.

Construidos en las primeras décadas del siglo XX, por el arquitecto italiano Mario Palanti, estos dos edificios fueron concebidos en un estilo estilo ecléctico con reminiscencias del gótico y especialmente del arte islámico de la India. La idea del arquitecto fue unir las dos ciudades con un “puente de luz” sobre el Río de la Plata desde los faros ubicados en las cúpulas de ambos edificios.

El primero de los hermanos en nacer es el más alto de los gemelos, pero también el más enigmático. Construido en 1923 sobre la emblemática avenida de mayo, en la bella Buenos Aires, el palacio Barolo, fue el edificio más alto de este subcontinente, por lo que es considerado el primer rascacielos sudamericano.
La obra costó m$n 4.500.000, y para ella se utilizaron 650.000 kg. de acero, 3.500.000 ladrillos y 70.000 barricas de cemento Portland; por cierto, todos los materiales decorativos fueron importados, como por ejemplo el mármol de Carrara utilizado para los revestimientos.

El palacio Barolo, lleva el nombre de su propietario, el empresario textil Luis Barolo. Tanto el empresario como el arquitecto, eran viejos amigos y ambos compartían la misma admiración por Dante Alighieri y su obra máxima la Divina Comedia. Es por eso que el edificio está cargado de referencias a esta obra cumbre de la literatura italiana.

https://www.instagram.com/p/BTJuTZOFeJq/

La división general del Palacio sigue la estructura de la Divina Comedia, es así que el Palacio tiene tres partes, al igual que la obra de Dante: Infierno, Purgatorio y Cielo (el faro representa al Empíreo). Incluso uno de los planes de Barolo y Palanti era trasladar los restos de Dante al edificio, que funcionará como mausoleo del gran poeta, pero lamentablemente sus planes se vieron frustrados.

Hoy en día el edificio, está compuesto por unas quinientas oficinas independientes, su cúpula oculta un mirador que puede ser visitado, además que se ofrece un tour por el edificio que nos invita a recorrer cada uno de sus rincone, revelando a los visitantes los secretos mejor guardados del edificio.

En la orilla contraria del gigantesco río de la plata, podemos encontrar al palacio Salvo, ubicado en una de las esquinas de la plaza independencia, la principal de la ciudad de Montevideo, este edificio es el hermano menor de la familia, ya que con sus 95 metros y 27 plantas es unos cinco metros más bajo que el Barolo.

El edificio fue impulso de los hermanos empresarios Ángel, José y Lorenzo Salvo, que decidieron contratar a Mario Palanti para la construcción de su palacio de alquiler. El italiano Palanti, siguió las líneas de su obra anterior, el Barolo, y la adaptó a este terreno ubicado en una esquina, sacándole el máximo provecho.

El palacio Salvo, está compuesto por un subsuelo, planta baja, entrepiso, diez pisos altos completos y catorce pisos de torre, alberga 370 unidades habitacionales. En los primeros años, existió un famoso teatro en su subsuelo, subsuelo que hoy es ocupado por un estacionamiento.

La característica silueta de este edificio, se ha convertido sin dudas, en un emblema de la ciudad. Desde su antiguo faro, hoy reconvertido en mirador, se pueden conseguir unas impresionantes vistas  360º de la bellísima Montevideo.

View this post on Instagram

#palaciobarolo #buenosaires #bynuel

A post shared by nuel (@nuel_ilustrador) on

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com