La mágica ciudad de Estambul en Turquía, tiene una particularidad de lo más curiosa, que llama la atención a cualquier viajero que alguna vez la visito, no es únicamente que es una ciudad dividida entre dos continente, sino que sus calles, callejones y plazas están totalmente invadidos por felinos.

Estambul no solo es una ciudad “cat friendly”, sino que además sus habitantes parecen adoran a estos simpáticos animalitos de cuatro patas, y además de preocupado por alimentarlos, velan por su bienestar y hasta su comodidad.

No es raro ver a uno /o más) de estos gatos semi callejeros dentro de los negocios o cafes, sentados incluso sobre las sillas o en los mostradores, siempre muy tranquilos esperando alguna caricia por parte del humano de turno presente.

Los gatos se han vuelto algo tan característico de la ciudad, como los bazares o las grandes mezquitas. Es algo normal, habitual y ningún residente se extraña de ver cientos de gatos deambulando por las calles. De hecho, se calcula que el número de ellos asciende a 150000, aunque claro llevar a cabo un censo felino es algo bastante difícil de realizar.

 

¿Pero de dónde comenzaron a venir tantos gatos?

Como sabemos Estambul es una ciudad portuaria por excelencia, grandes barcos cargados de mercadería y ratones llegaban a diario desde distintos rincones del mundo conocido y con ellos llegaron los gatos. Quienes además de atrapar ratones encontraron en esta ciudad el amor incondicional de sus habitantes, ya en las época otomana se podía ver en las construcciones puertas para gatos o ventanas pajareras.

Otra de los motivos de esta relación tan cercana gato-humana, es por cuestiones religiosas, es que el mismísimo corán habla del amor hacia los gatos de Mohamed, el profeta del Islam, la mayor religión en Turquía.

Hoy en dia incluso el gobierno determinó que se hicieran albergues específicos para ellos y distintas instalaciones de comida en la calle. Y además, tienen una cuenta en Instagram en la que se suben fotos de muchos de ellos y de posturas o cosas divertidas que hacen.

El mundo del cine retrato esto en Kedi (Gatos de Estambul), un documental de Ceyda Torun sobre la histórica de los felino en las calles de la ciudad turca. Un film donde se puede ver una Estambul a escala gatuna y a sus ciudadanos mostrando sus simpatías por estos animales, acariciándolos, cuidándolos, adorándolos, revelando historias relacionadas con su convivencia mutua, en las que se mezclan los datos objetivos con las supersticiones y hasta con los delirios.

Así que ya sabes, si eres un verdadero amante de los gatos, en Estambul encontraras un destino de ensueño y por supuesto una excusa más para seguir viajando.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com