Escenarios de miles de historias y leyendas, los castillos europeos, cautivan y enamoran a los viajeros de todo el mundo, convirtiéndose  en las postales más deseadas del viejo continente. Te traemos una selección con los diez castillos más bellos de europa, diez fortalezas medievales que sin dudas querrás conocer.

Castillo de Lichstenstein, Alemania

El castillo de Lichstenstein, cerca de Stuttgart, se sitúa casi increíblemente sobre una roca en los Montes Suabos. Lo que hoy podemos admirar, con su aspecto elegante y cuidado, es fruto de la reconstrucción neogótica sobre los restos de una fortaleza medieval que estaba en el mismo lugar. El nombre de Lichstenstein lo sacó el duque Guillermo de Urach de una novela romántica. Dicen los que lo visitaron, que verlo en primavera es un verdadero espectáculo.

View this post on Instagram

Château de Lichtenstein 🏰📸

A post shared by Yvesofficiel (@yvesofficiel) on

Castillo de Edimburgo, Escocia

Este es un castillo de leyenda, domina a la ciudad de Edimburgo, la capital de Escocia. Con cientos de años de historias y leyendas este castillo es hoy en día además de todo un símbolo nacional, una de las atracciones más visitadas del Reino Unido. Sus muros de piedra están repletos de secretos que hoy en alrededor del mapa te revelaremos.

https://www.instagram.com/p/BXRHWC3AIJ8/?taken-at=467459

Castillo de Chillon, Suiza

A orillas del Lago Leman y en un entorno espectacular, el Castillo de Chillon hunde sus cimientos en un fuerte de la Edad del Bronce y lleva ocupado más de 10 siglos. Ha sido el hogar de varias casa reales y sirvió de inspiración al poeta inglés Lord Byron, con su aspecto de postal. Está muy cerca de la ciudad de Montreux y cualquier visita a esta fortaleza es como un viaje al medioevo.

Castillo de Chambord (Francia)

El castillo más grande del valle del Loira fue concebido como pabellón de caza para el rey Francisco I, que no lo vio terminado. Las obras, trufadas de interrupciones, no se completaron hasta el siglo XVII, con el reinado de Luis XIV, que residió en el ‘château’ en varias ocasiones. Actualmente es propiedad del Estado francés y está abierto al público, que disfruta de esta enormidad construida a golpe de “elementos tradicionales de la arquitectura medieval francesa con préstamos del Renacimiento italiano”, como explica su web. La escalera de Chambord es una obra maestra del Renacimiento francés. El parque forestal que lo rodea, cercado con muros, es, con sus 50 kilómetros cuadrados de extensión, el mayor de Europa de sus características. www.chambord.org

Castillo de Neuschwanstein (Alemania)

Luis II de Baviera, el Rey Loco, mandó construir el castillo de Neuschwanstein (literalmente La nueva piedra del cisne) en 1866, como refugio en el que alejase del mundo. Siete semanas después de su muerte, en 1886, abrió al público. Esta fantasía romántica situada en los Alpes bávaros, versión idealizada de un castillo medieval alemán, incorpora muchos elementos modernísimos para la época: calefacción central, luz eléctrica, agua corriente caliente y fría y hasta una línea telefónica. Es el edificio más fotografiado de Alemania y recibe 1,4 millones de visitantes al año. Muchos creerán haber entrado en un parque Disney, y hasta puede que esperen toparse con la Bella Durmiente en alguno de sus magníficos salones.

Castillo de Eilean Donan, Escocia

Pese a su tamaño reducido, el castillo de Eilean Donan es el protagonista de muchísimas postales y fotografías que se hacen los turistas en Escocia. Construido sobre un islote y conectado con la tierra por un precioso puente de piedra, cuando la marea sube se refleja en el Loch Duich como si de un espejo se tratara. Su aspecto actual es fruto de la restauración a la que fue sometido por el clan MacRae a principios del siglo XX.

Alcázar de Segovia, España

Quien piense que en España no tenemos castillos de postal se equivoca, y mucho. El Alcázar de Segovia es la prueba que confirma que la península es tierra de fortalezas y palacios que no tienen nada que envidiarles a los de nuestros vecinos. Este monumento se alza sobre un cerro y domina el paisaje con elegancia. Y no es de extrañar que durante la Edad Media fuera la residencia favorita de los Reyes de Castilla. No te vayas sin visitar la Sala del Trono ni la de las Piñas.

Castillo de Eltz, Alemania

Construcción medieval con ampliaciones de estilo románico y gótico tardío, muy bien conservada y convertida en una de las mayores atracciones del estado de Renania-Palatinado (Alemania). El castillo de Eltz se alza entre colinas, en una roca a 70 metros sobre las aguas del río Mosela, y pertenece a una comunidad de herederos, lo que significa que está dividido en tres partes separadas, una por cada rama de una misma familia que ha ido heredándolo desde el siglo XII, durante 33 generaciones. Los complejos de edificios correspondientes a las familias Rübenach y Rodendorf están abiertos al público, mientras que la rama Kempenich ocupa sus dependencias. www.burg-eltz.de/en/

View this post on Instagram

I'm now officially an Instagram Photographer because I visited the Eltz Castle. I was also pretty lucky that no one was standing in my shot ✌️ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Wanna see more ? @eskyrik ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ #digitalesleben #castle #ig_europa #ig_worldclub #weroamgermany #terrax #natgeo #canonmoment #agameoftones #weekly_feature #diewocheaufinstagram #theweekoninstagram #aov #visitgermany #main_vision #TheLensBible #meindeutschland #estehticlabel #deutschlandkarte #bestgermanypics #srs_germany #Germanvision #ig_deutschland #deutschland_greatshots #TopGermanyPhoto #4intwo #BurgEltz

A post shared by Erik Eskyrik (@eskyrik) on

Castillo de Peles, Rumanía

Sinaia, localidad de los Cárpatos, en Rumania, a los pies de los montes Bucegi, en el valle de Prahova, tiene como emblema el castillo de Peles, del siglo XIX: un palacio que combina los estilos neogótico y neorrenacentista alemán. Una demostración de poderío del Rey Carlos I que se traduce, de puertas para dentro, en arañas de cristal de murano, vidrieras ricamente decoradas, balaustradas de marfil, vajillas de porcelana de Meissen y Sevres, obras de arte, muebles de teca de la India… Fuera, bosques de abetos, jardines y esculturas de Romanelli. Los reyes quisieron tener corriente eléctrica, proporcionada por una pequeña central hidroeléctrica en el río.

Castillo de Bran, Rumanía

Por si no fuera suficiente con sus tejados rojizos, la vegetación frondosa que lo rodea y un paisaje, nunca mejor dicho, de cuento, el Castillo de Bran está rodeado por un halo de misterio. Esta fortaleza medieval en Transilvania (Rumanía) es uno de los lugares más visitados del país por la leyenda que lo vincula al Conde Drácula. Realmente, este personaje histórico tenía su residencia en otra fortaleza, pero esto no ha impedido la gente lo siga llamando “El castillo de Drácula”. Así que no te asustes y déjate llevar por el encanto medieval de Bran.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com