Ubicados en la cima del Turó de la Rovira, en el barrio del Carmel, a tan solo unos 40 minutos andando desde el centro de Barcelona, nos encontraremos con los restos restos de unos antiguos bunkers antiaéreos de la época de la guerra civil Española. Los búnkers del Carmel, uno sitio repleto de historia, el cual estuvo olvidado por mucho tiempo, y hoy renace como uno de los mejores miradores de Barcelona.

La historia de estos bunkers se remonta a los años de la Guerra Civil Española, cuando la ciudad de Barcelona era continuamente bombardeada por las fuerzas franquistas, con el perverso objetivo de atemorizar a la población y forzar una rendición.

https://www.instagram.com/p/B50a-y4I6zw/

Estos bombarderos se hacían cada más más regulares, y había un gran temor en la ciudad que se realice uno a gran escala, como sucedió en la ciudad de Guernica, por parte de la legión Cóndor, de la Alemania Nazi, aliada a Franco. Es por eso que las fuerzas del bando Republicano decidió instalar en lo más alto de este cerro cuatro baterías de 105 mm, las cuales tendrían un radio de tiro suficiente para defender a todo el centro de la ciudad.

Tras la derrota de las tropas leales y la instalación del régimen franquista, las baterías antiaéreas fueron desmontadas de lo alto de esta colina. Esta instalación militar quedó en el abandono y en los años 40 y 50 varias familias se fueron instalando en estos antiguos bunkers, formando un precario barrio, el cual comenzó a conocerse como “el barri dels canons”.

Durante años los habitantes de este precario barrio carecían de los elementos más básicos, como el agua potable o la electricidad. Pero con el paso del tiempo, sus vecinos se fueron organizando y exigieron al ayuntamiento que coloque una fuente de agua y tachos de basura.

Esto cambió recién en los años 90s, ya que debido a la organización en Barcelona de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 el Ayuntamiento de Barcelona optó por otorgarles a estos habitantes pisos donde vivir y derribó todas las barracas que existían en el sitio, quedando este lugar prácticamente abandonado.

Por año este era un lugar solo frecuentado por los locales, un secreto a voces en toda la ciudad, pero que no todos se atrevían a visitar. Pero con el paso del tiempo la zona fue revitalizada y hoy en dia los antiguos bunkers se ha convertido en un mirador que ofrece una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad.

La entrada es libre, y a lo largo del recorrido hay distintas placas que nos cuentan la historia de estas baterías y del barrio que nació aquí. Te recomendamos que antes de comenzar a subir compres algo para hacer a la cima y así poder hacer un pequeño picnic o brindis para festejar tu ascenso mientras que observas esas increíbles vistas.

En Barcelona existe otra batería antiaérea, la cual fue instalada en San Pedro Mártir, en la parte sur de la ciudad. Esta batería está en un mejor estado de conservación que la del Carmel y también se puede visitar, aunque las vistas desde ella no son tan buenas, debido a la lejanía del centro.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com