Mezcla de postre y golosina, estos pequeños cubos azucarados son sin dudas los dulces más populares del mundo árabe. Está hecho a base de almidón y azúcar, lo cual le dan una peculiar consistencia algo gomosa, y suelen estar saborizado con pistacho, avellana, nueces, frutas o incluso agua de rosas.

Su consistencia es gelatinosa, algo pegajoso y suave al tacto. Su sabor es sumamente dulce, aunque varía de intensidad dependiendo del gusto o el relleno que tenga. Si bien lo más tradicional es consumirlo como un acompañamiento a la hora de tomar el té o el café, los más golosos las suelen comer en cualquier momento.

El nombre original de estos bocaditos es “rahat lokum”, el cual parece ser una variante del árabe “rahat al-hulkum”, algo así como “satisfacción para la garganta”, mientras que en turco otomano significa “pedacito de satisfacción”. Aunque en el mundo entero son conocidas simplemente como “Delicias Turcas”, un nombre popularizado por el imperio británico, el cual se enamoró de este dulce en el siglo XIX.

Según una leyenda local, la historia de las Delicias Turcas, se remonta a unos casi 200 años atrás, en aquellos años un sultán reunió a todos los expertos en confitería de su reino y les pidió que crearan un dulce único y sumamente sabroso. Y así tras una extensa investigación culinaria, nació el lokum.

Ya en el siglo XIX, el lokum vio la fama internacional cuando un hombre de negocios británico maravillado por este dulce compró varias cajas y las envió al Reino Unido, donde el dulce fue comercializado como Turkish Delight, un nombre mucho más simple y representativo para el público anglosajón, el cual es usada hasta nuestros días.

Hoy en dia se pueden conseguir en los mercados y bazares de distintos lugares del planeta como Bulgaria, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Albania, Grecia, Rumanía, Siria, Líbano, Libia, Túnez, Arabia Saudita, Egipto y por supuesto en Turquía, su tierra natal.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com