Si visitabas Monserrat en la última década del siglo pasado sin duda estarías encantado de su maravilloso entorno natural de grandes montañas, verdes bosques y las cálidas aguas del Mar Caribe. Además esta isla era un verdadero paraíso para los amantes de la música, ya que este fue el lugar donde George Martin, el afamado productor de los Beatles, decidió instalar sus estudios de grabación y atrajo a muchos músicos de fama mundial, los cuales elegían el bello y tranquilo entorno tropical de Montserrat para dar lineara suelta a su creatividad.

Sin embargo en 1995, la tragedia azotó la isla y todo cambio de la peor manera. Cuando el Volcán Soufriere Hills entró en erupción y destruyó la ciudad de Plymouth, obligando a la población a evacuar la isla. Así Monserrat dejó de ser la perla musical del caribe para convertirse en una isla fantasma, un gigantesco cementerio, de cenizas y edificios abandonados en medio del paraíso.

Para muchos supersticiosos el 17 es un número de mala suerte, que atrae la desgracia. Pero para los montserratenses, este es un número, Es la desgracia misma. Es que un 17 de Septiembre de 1965, un avión de la aerolínea Pan Am se estrelló en las altas montaña de la isla, donde murieron 30 de sus ocupantes. Luego el 17 de Septiembre de 1989, el Huracán Hugo golpeó la isla, dañando casi el 95% de su infraestructura, general pérdidas económicas por ciento de millones de dólares. Y finalmente otro 17 de Septiembre, pero ya de 1996, el volcán Soufriere Hill entró en explosión, dejando caer sobre la isla toneladas de cenizas y ríos de lava bajaron como arroyos desde las montañas hasta Plymouth, su capital, dejándola totalmente destruida. En total murieron unas 19 personas, y la isla fue evacuada al 100%.

Hoy en día más de dos décadas después, la isla, se encuentra dividida literalmente a la mitad. Un muro separa las dos Monserrat, marcando la zona de exclusión de la zona habitable, es que el volcán todavía continúa arrojando lava y ceniza esporádicamente. Su capital, las ciudadanas de Plymouth es un verdadero pueblo fantasma, sepultado unos dos metros en lava volcánica. De los antiguos 13 habitantes que tenía Monserrat, hoy solo 6000 continúan viviendo en el noroeste de la isla, la única zona que está libre de los peligros las erupciones volcánicas.

Pero ese volcán que fue el verdugo de la isla, ahora puede ser su salvador. Es que el gobierno de Monserrat está estudiando la posibilidad de generar energía geotermal gracias al Magma de este, generando electricidad limpia y de bajo costo. Además, al igual que muchas otras islas de caribe, el turismo es la principal fuente económica, y es gracias a los atractivos de su volcán y su ciudad enterrada que los viajeros están poco a poco volviendo a la isla. Como quien dice, pequeñas contradicciones de la Pompeya del Caribe

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com