La ciudad estado de Singapur es uno de los país más avanzados y modernos del sudeste asiático, así como también uno de los estados con las leyes prohibitivas más extrañas del mundo. Algunas son tan peculiares y raras que pueden causarles grandes dolores de cabeza a los turistas más distraídos y por eso es importante saberlas de antemano antes de pisar territorio singapurense especialmente si sos un fanático de los chicles y la goma de mascar.

Ni chicles ni drogas:

Una de las leyes más extraña de este país es la prohibición absoluta de la goma de mascar. Está prohibida su venta y su importancia, no así su uso, puedes masticar uno por la calle sin problema pero solo podrás ingresar al país dos paquetes por viajero, si intentas contrabandear más paquetes puedes enfrentar una  pena de un año de cárcel y multa de 3.700 euros.

En temas de drogas singapur tiene una política de tolerancia cero. La posesión de drogas por más mínima que sea puede terminar en una cadena perpetua o incluso pena de muerte.

 

Nada de Amor en la vía pública:

Un abrazo algo prolongado en un plaza de Singapur puede ser castigado con hasta un año de cárcel. Ni hablemos de la homosexialiadad que es un delito y de los mayores en Singapur. Si se descubre a un hombre practicando sexo con otro puede enfrentar fuertes penas por parte de los tribunales que incluso pueden terminar en una cadena perpetua. Algo que extrañamente no es así para las mujeres.

No seas sucio:

Cuando estés en Singapur ni se te ocurra tirar ningún tipo de basura en la calle, ni siquiera una colilla de cigarrillos, o el papel de aquí chica que trajiste de contrabando. Las multa si te atrapan van desde 1.350 euros la primera vez, de 2.700 euros la segunda y de 6.700 euros dólares de ahí en adelante. Pero las multas no son todos porque según la ley, a los infractores se le puede llegar a dar una escoba para que barra las calles con un cartel que reza “I am a litterer” (soy un guarro), un  Corrective Work Order que se aplicó casi 700 veces en 2014.

Tampoco se puede escupir en los espacio públicos, una ley multa con 1.000 dólares singapurenses a quien sea descubierto haciéndolo.

Nada de Orinar en los Ascensores:

Parece que en algún momento esto fue algo más o menos recurrente, porque incluso algunos de los elevadores de la ciudad  están dotados con un sistema de detección de olores (Urine detection device) que activa una alarma y bloquea las puertas hasta la llegada de la policía. ¿La multa? 1.000 dólares de Singapur (unos 670 euros).

Además si en un baño público te olvidas de tirar de la cadena del excusado  (y te atrapan), te pueden multar con unos 1.000 dólares de singapur.

No fumar en lugares públicos:

Si te atrapa un oficial de la ley fumando en la calle, una plaza o cualquier otro lugar público puedes ser  castigado con multas que van desde los 135 a los 670 euros. Además, solo se permite entrar al país con 400 gramos de tabaco, lo que equivale a un paquete de cigarrillos. Después de ese paquete de cortesía tendrás que comprar la marca oficial del estado y si te atrapan con cigarrillos de contrabando tendrás que pagar hasta 40 veces la cantidad de impuesto evadido y/o enfrentar  hasta seis años de cárcel.

No cruzar la calle por donde no se debe:

Si a menos de 50 metros hay un paso de peatones y no se utiliza, el infractor se enfrenta a una multa de 1.000 dólares de Singapur (unos 670 euros) o si no puedes pagarlos tendrás que cumplir una pena de tres meses de prisión. Para los reincidentes, 2.000 dólares de multa y hasta 6 meses de cárcel.

Nada de comida en el Metro:

Cuando viajes en el metro de la ciudad ni se te ocurra comer o beber algo en pleno viaje, ni siquiera agua. La multa es de unos 335 euros. Pero esta es solo uno de las restricciones extremas en el transporte público, el año pasado se llegó a multar a un estudiante por utilizar uno de los enchufes para cargar su móvil mientras esperaba a un amigo.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com