Mar del Plata es sin dudas la ciudad vacacional por excelencia de la Argentina, una ciudad que durante el verano cuadruplica su población generando un verdadero mundo de gente, colas para comer y más gente… Pero fuera de temporada la historia es otra, y la clásica Mar del Plata nos muestra su mejor cara, con amplias avenidas, una bella arquitectura, una gran movida cultural y una sabrosísima gastronomía marítima de primer nivel!  

Por eso en Alrededor del Mapa te traemos siete propuestas para una escapada de fin de semana a Mar del Plata fuera de temporada, otra mirada para disfrutar de “La feliz”.

El puerto y su gastronomía

Seamos sinceros, es casi imposible visitar Mar del Plata y no comer aunque sea una sola vez una buena porción de Rabas a la romana, una cazuela de mejillones o una porción de cornalitos fritos! Es por eso que para conseguir los más frescos lo mejor es ir directamente a la fuente: el puerto.

Aquí además de pasear entre barcos acarreados y lobos marinos podemos comprar frascos de conservas en sus puestos para llevarnos el sabor del mar a nuestro hogar y a la hora de comer en las proximidades podemos encontrar distintos restaunres, desde el clásico “Chichilo”, una especie de fast food del mar, o “Viento en Popa” un restaurante con alma de bodegón que sin dudas tienes que visitar.

Maravillarse con la arquitectura marplatense

Cuando las hordas de turistas ya no están y los automóviles no atosigan sus calles, Mar del Plata nos muestra su bella arquitectura de principio de siglo XX, de un estilo europeo algo marplatenizado, estas antiguas mansiones fueron las residencias de verano de la aristocracia argentina cuando esta ciudad era un destino turístico exclusivo para la alta sociedad argentina allá por el mil novecientos, algo que le dio el apodo de la Biarritz de Sudamérica.

Una clara muestra de esto es la mansión de la famosa Ortiz Basualdo, construida en 1909 con un estilo Art Nouveau, hoy es un museo de bellas artes con más de 600 obras en exposición. También tienes que visitar la villa Victoria, ubicado en el barrio los Troncos, uno de los más elegantes de la ciudadanía. Originalmente propiedad de la familia de la escritora Victoria Ocampo, todos los materiales de esta mansión de madera y hierro fueron traídos directamente desde Inglaterra y luego ensamblados aquí en 1912. Hoy este edificio es un centro cultural dependiente del municipio y puede visitarse junto a sus jardines.

Visitar la Torre Tanque

Fue construida en 1943 en la loma de Stella Maris a unos 40 metros sobre el nivel del mar. Esta torre de estilo medieval tiene unos 88 metros de altura y un mirador en su cima, la cual se alcanza después de subir unos 194 escalones o un breve viaje en ascensor. Desde allí arriba se pueden observa una buena parte de la ciudad, además de enterarnos de la historia de esta torre y del servicio de aguas de Mar del Plata. La torre tanque se encuentra en la esquina de las calles Falucho y Mendoza a unas dos cuadras de la costa y se puede visitar sin costo.

La Rambla Casino y la postal que nunca pasa de moda

Sin dudas el paseo más clásico de la ciudad, todo el conjunto arquitectónico de la rambla está compuesto por los edificios del Casino Central y el Hotel Provincial, ambos gemelos construidos en la década del 40, de ser el balneario aristocrático y exclusivo de la clase alta porteña, naciendo así una nueva era para Mar del Plata, dejando de ser un destino vacacional elusivo para aristocracia porteña y transformándose en el destino de vacaciones accesible para las clases trabajadoras que le dieron su popularidad durante los años 50s.

Aquí dos grandes lobos marinos de piedras formaron parte de la postal definitiva de la ciudad, una foto casi obligatoria desde hace más de 70 años en la argentina.

Hoy en día el hotel provincial sigue abierto bajo la concesión de una famosa cadena hotelera internacional y su vecino el Casino Central sigue siendo uno de los paseos clásicos de “la Feliz”, un apodo que le queda mejor a la ciudad si tenemos algo de suerte en sus mesas!

La casa sobre el Arroyo

Conocida popularmente como la Casa Puente, por la obvia razón de que está construida en forma de puente sobre un pequeño arroyo natural que atraviesa el terreno. Este edificio fue diseñado por Amancio Williams, fue construido en 1943 y es uno de los iconos más representativos del movimiento de arquitectura moderna argentina del siglo XX. Además de funcionar como una casa familiar en sus primeros años, en los años 70s funcionó una radio en su interior y luego de casi tres décadas de abandono fue adquirida por el municipio para convertirse en un museo, donde no se expone ni una obra sino que la exposición es la casa misma y su historia.

Un recorrido por el MAR (Museo de Arte Contemporáneo)

Este moderno museo se inauguró en 2013 con un gigantesco lobo marino dorado de 10 metros recibiera con unos 40000 envoltorios de los famosos envoltorios de alfajor Havanna, obra Marta Minujin, una escultura pensada de forma efímera pero que finalmente se quedó como la única obra estable de la colección del museo, todas las demás son exposiciones temporales que cambian cada cierto tiempo, con la idea de renovar el interés del público cada temporada. Así que cada vez que vengas a Mar del Plata tendrás una nueva excusa para visitar el MAR.

View this post on Instagram

Sol+lluvia🌈 @marmuseo

A post shared by Museo MAR (@marmuseo) on

Bonus Trips: Los fichines de la peatonal

La peatonal San Martín tiene uno de los tesoros más anhelados de la ciudad, “los fichines”, esos gigantescos salones arcades que te harán volver a la infancia, aunque con más dinero para disfrutarlos! Daytona, el Sega Rally, los flippers, las cabinas de disparos del Jurassic Park o el viejo y querido pac man, todos clásicos que nunca pasarán de moda y que por algunas fichas (o cargas de tarjeta) nos darán horas de diversión! No te avergüences en disfrutarlos y enséñales a esos novatos de la generación Z quienes manda!

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com