Cuenta una vieja leyenda celta: hace siglos vivían dos gigante, uno de Irlanda y otro de escocia, los cuales a pesar de no haberse visto jamás, se llevaban muy mal y continuamente se arrojaban rocas uno contra el otro. De tanto tirar rocas se formó un campo de piedras sobre el mar. Un buen día el gigante escocés decidió pasar el camino de rocas y derrotar finalmente a su adversario, pero la mujer del gigante irlandés lo vio llegar, así que decidió vestir a su marido de bebé. Al llegar el escocés y ver que el bebé era tan grande, pensó que su padre sería el triple de grande, así que huyó rápidamente pisando muy fuerte las rocas, para que se hundieron en el mar y que el otro gigante no pudiera seguirlo, naciendo así… La calzada del gigante de irlanda.

Este tesoro geológico formado por cuarenta mil columnas de piedra con forma hexagonal y pentagonal, se encuentra entre las ciudades de Derry y Belfast, en la costa norte de la isla de Irlanda y es uno de esos lugares de visita obligatoria si estás de paseo por las tierras irlandesas.

La explicación científica de su origen y formación es algo menos “romántica” pero igual de fascinante. Se calcula que hace unos 60 millones de años, las chimeneas de lava de un antiguo volcán se enfriaron muy rápidamente, generando estas peculiares formaciones. Luego el paso de millones de años y la erosión costera, dejando al descubierto estas impresionantes columnas de roca que parecen hundirse en el mar.

La perfecta geometría de sus formas se debe a que la roca formada en este proceso es el basalto, una roca cristalina que se caracteriza por formar estructuras perfectas como hexágonos o pentágonos para ahorrar volumen, a la hora de formarse, de forma similar a cómo lo hacen las abejas en una colmena.

Cómo llegar hasta la calzada del gigante:

Además de los distintos tours organizados que existen, la forma más sencilla (y económica) de llegar hasta la calzada del gigante desde Belfast, es tomando el autobús local, el cual cuesta unas 15 libras y va desde el centro de la ciudad hacia Coleraine. Una vez en Coleraine puedes tomar el autobús Número 172, el cual te conduce hasta el Centro de Visitantes de la Calzada del Gigante.

Otra opción es hacerlo en automóvil, si te decides por alquilar un vehículo, puedes recorrer los casi 96 kilómetros que existen desde Belfast hasta la Calzada del gigante. El viaje dura unos 70 minutos en una viaje con excelentes vista, ya que gran parte del trayecto estaremos bordeando la costa. Una vez lleguemos tenemos dos estacionamientos, el mar cercano al centro de visitantes que cuesta unas 8 libras por aparcar y otro a unos 500 metros el cual es gratuito.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com