Ubicado en Deshnoke es un pequeño pueblo a mitad de camino entre Nueva Delhi y el Gran Desierto Indio, este peculiar templo no solo es el hogar de unas 25,000 ratas negras, sino que también son veneradas como verdaderos dioses terrenales. Atrayendo a peregrinos de toda La India, que viajan miles de kilómetros para bañarse y comer junto a ella, como a cientos de turistas que son atraídos por esta singular devoción.

Para el hinduismo existen una serie de animales los cuales son considerados “sagrados”, en esta lista aparecen algunos muy conocidos como la vaca, el elefante, el mono, la cobra, el tigre y aunque parezca extraño también… la rata. Un animal odiado y con una pesima reputacion en occidente, en La india es considerado un de los seres más noble sobre la tierra.

Los habitantes de Deshnoke fueron un paso más allá y existe una fuerte creencia en el pueblo que todos los que allí habitan van a reencarnas siendo ratas y las rata de este pueblo van a reencarnar como ser humanos, por lo que construyeron un templo entero dedicado a su honor.

Esto parte de una antigua leyenda,que dice que Laxman, hijo de Karni mata, se ahogó en un estanque en Kapil Sarovar en Kolayat Tehsil mientras intentaba beber de él. Karni Mata imploró a Yama, el dios de la muerte, que lo reviviera. Al negarse primero, Yama finalmente cedió, lo que permitió que Laxman y todos los hijos varones de Karni Mata se reencarnaran como ratas.

Karni Mata abre sus puertas bien temprano por la mañana, incluso antes del amanecer. Allis los sacerdotes Charan realizan Mangla-Ki-Aarti y ofrecen bhog (una comida especial) en la adoración. Los devotos que vienen de distintas parte de la India hacen ofrendas a las miles de ratas, que deambulan por el templo. Se puede colaborar con dos tipos de ofrendas: el “dwar-bhent” se atribuye a los sacerdotes y los trabajadores, mientras que el “kalash-bhent” se utiliza para el mantenimiento y desarrollo del templo.

En la puerta del templo pequeños puestos venden a los fieles y turistas alimentos para las ratas. Además los fieles ponen fuentones repletos de leche para el festín de las ratas las cuales beben de ellos de a montones. Incluso comer alimentos que han sido mordidos por las ratas se considera un “alto honor” al igual que beber el agua donde estas estuvieron chapoteando con sus cuatro peludas patitas.

Pero aquí no solo se las alimenta sino que también se las protege y se vela por el bienestar de los roedores, una muestra de esto es que sus patios interiores están protegidos con una red para que ninguna ave ingrese y las lastime. Es que según dicen aquí proteger a las ratas da un muy buen karma.

De todas las miles de ratas negra que viven en este templo, hay algunas raras ratas blancas, que se consideran especialmente santas. Se cree que son las manifestaciones de la mismísima Karni Mata y sus cuatro hijos. Verlos es una bendición especial y los visitantes hacen grandes esfuerzos para llevarlos a cabo, ofreciéndoles prasad, un alimento sagrado de sabor dulce.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com