Tal Vez no exista comida más clásica y británica que el fish and chips, su nombre significa pescado y papas y eso es justamente lo que es, pescado fresco frito (por lo general bacalao) acompañado con papas fritas, pero atrás de su aparente simpleza, se esconde un platillo exquisito lleno de pequeños secretos.

Aunque es un plato típicamente británico, su origen no lo es. Las papas fueron traidas desde el nuevo mundo al continente europeo en el siglo XVI, y la idea de cortarlas en bastones y freírlas se les atribuye a los belgas, por otro lado, el pescado frito rebozado en harina fue introducido a Inglaterra por los inmigrantes judíos españoles y portugueses durante el siglo XVII.

La mismísima revolución industrial fue la culpable de que los británicos eligieron estos dos platillos para convertirlos en su emblema gastronómico. Gracias a la mejora de la pesca de arrastre en el mar del norte, el pescado se hizo más popular y accesible, con la extensión del ferrocarril se crearon conexiones entre los puertos con las principales ciudades industriales del interior de inglaterra, por lo que el pescado fresco podría estar disponible en cualquier pueblo por más lejano de la costa que esté a un precio accesible.

fish_and_chips

Todo esto convirtió al fish and chips, en un platillo barato, nutritivo y rendidor, ideal para la clase incipiente clase trabajadora. Luego en 1860 abrieron en la ciudad de londres los primer restaurante especializado en fish and chips, estos pequeños locales tenían solo las instalaciones básicas para su elaboración, esto consistía principalmente en gran caldero para freír el pescado y las papas en grasa alimentado por un fuego a carbón, donde la comida se sirve en envoltorios de papel, para que los clientes puedan comerla en la calle.

La receta fue cambiando levemente con el paso de los años, como por ejemplo el uso de agua de soda o cerveza negra en lugar de agua corriente. Durante la Segunda Guerra Mundial el fish and chips fue uno de los pocos alimentos que no están sujetos a racionamiento ya que las islas británicas eran autosuficientes en los recursos para su elaboración.

En la actualidad los periódicos viejos que se usaban para servirlo, fueron reemplazados por con papel normal, o bandejas de cartón o plástico. Pero su saber y frescura siguen siendo el mismo.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com