De una, dos o tres capas, ya sean rellenos de dulce de leche, mousse de chocolate o fruta; cubiertos de chocolate o glaseados con azúcar, se calcula que en la Argentina 6.000.000 de alfajores son vendidos cada día, lo que significa que en promedio 54 son los alfajores que anualmente come cada argentino. Números que sin dudas convierten a estas delicias en la golosina nacional. Por eso en Alrededor del Mapa, elegimos los cinco favoritos de los kioscos porteños y te contamos su historia!

Capitan del espacio

Oriundo de Quilmes en el sur del conurbano este alfajor es algo difícil de encontrar en los kioscos de la argentina, pero si lo ves no dudes en comprarlo porque es uno de los mejores que podrás probar. Este es un alfajor que desde sus comienzos hace más de 56 años que evitó el marketing, jamas realizo publicidad de ningún tipo y su éxito se debe al boca en boca, tanto es así que hoy en día se a convertido en toda una leyenda si de alfajores hablamos.

Existe en cuatro variedades: Blanco, chocolate, fruta (casi inconseguible) y triple. Su estética y envoltorio no han cambiado desde sus inicios (algo que alimenta más el mito) y según se dice su nombre se debe a la “moda espacial” de los años 60s.

Si bien su precio es barato, unos $17 pesos (0,92 centavos de dólar), en algunos kioscos de capital se les infla el precio, ya que no pueden comprarlos a la fábrica y tienen que acudir a la reventa de alfajores de otros comercios de la zona sur. ¿Pero si es tan bueno, porque simplemente no fabrican más? Bueno según dicen sus creadores quieren mantener la esencia artesanal de la fábrica, la misma cantidad de empleados y las mismas materias primas de primera calidad desde sus inicios.

Jorgito

Otro clásico de los kioscos argentinos es Jorgito, un alfajor con un nombre amigable y familiar y un sabor que poco a cambiado en sus más de 60 años de historia. Los Alfajores Jorgito se convirtieron en un clásico de la escuela argentinas, que hoy en día alcanzó liderazgo en el mercado de los alfajores.

Existe en cuatro variedades: El clásico con dulce de leche y cobertura de chocolate; el azucarado, relleno de dulce de leche con una cobertura de glase de vainilla; el de fruta, relleno de dulce de membrillo; y el blanco que a diferencia del negro tiene cobertura de chocolate blanco. A estas variedades hay que sumarles las tres de su hermano mayor: el jorgelin, un alfajor de tres capas relleno de dulce de leche con cobertura de chocolate negro, blanco y glaseado.

Cachafaz

Uno de los alfajores premium de la argentina, solo que este a diferencia de su principal competidor en el segmento ABC1 de golosinas, el clásico Havanna, sí puede encontrarse en la mayoría de los kioscos. Cuenta una leyenda foodie local que

Fantoche

Los alfajores Fantoche empezaron a ser elaborados por una panadería en el barrio de Lugano fundada por unos inmigrantes que trajeron la receta y el nombre desde Italia. A principios de la década del 60, la confitería y todas sus marcas fueron adquiridas por los actuales dueños de Fantoche, y lo que hicieron fue sumarle el concepto de alfajor triple Fantoche, y hoy la palabra triple es una marca registrada de la compañía”,

Terrabusi

Fundada por tres hermanos inmigrantes italianos, esta es una de las marcas de galletitas más tradicionales de la argentina, sin embargo no fue hasta la década de los 80s cuando comenzó a producir sus famosos alfajores. Hoy la marca pertenece a una de las multinacionales más grandes del mundo, lo que convierte a este alfajor en el más “industrial” de la lista, sin embargo conserva una muy buena relación precio-calidad y un excelente sabor.

El terrabusi clásico viene en un envoltorio color cobre, un rediseño del mítico alfajor de los años 80s. Al morderlo se siente un ligero aroma a limón, el relleno es una es una capa de dulce de leche y la cobertura es de chocolate, un verdadero clásico.

¿Una curiosidad? En 1986, con el auge de la serie televisiva Brigada A, Terrabusi hizo una gran inversión y contrató a Mario Baracus para una campaña publicitaria. Para la grabación del aviso junto al actor de cresta y cadenas, se llevaron unos dos mil alfajores a la ciudad de Los Ángeles. Así que tal vez este haya sido el primer alfajor argentino en ser exportado a los Estados Unidos.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com