La mayoría de los museos del mundo están dedicados a los grandes triunfos de la humanidad, en sus salones atesoran las grande obras de arte que marcaron un antes y un después en la historia universal, o aquellos primeros inventos que le dieron al ser humano capacidades unicas. Sin embargo este no es ni por lejos, el propósito del museo sueco, donde se exponen los grandes fracasos comerciales de la historia, un museo con una alta carga educativa, pues según dicen de los errores también se aprende.

Este museo localizado en Helsingborg, una ciudad de la provincia de Escania en Suecia, recoge una gran cantidad de productos que no lograron tener éxito. Entre ellos se encuentran el lapicero para mujeres (Bic for her), el asistente personal ‘Apple Newton’, las fallidas Google Glass, el perfume de Harley Davidson, la Cámara digital de Kodak entro cientos de otros objetos.

El mentor y director de este museo es Samuel West, un psicólogo que trabaja en una agencia creativa, donde según confiesa está acostumbrado a que muchas de sus ideas (“la mayoría”) acaben en nada y por eso a decidido crear este museo para homenajear a esas ideal fallidas y sus creadores. West asegura que tras una larga búsqueda (que no fracaso) ha conseguido los objetos de su museo a través de eBay, Amazon y otros coleccionistas como él.

 

View this post on Instagram

Newton #museumoffailure #innovation #mirumopus #mirum

A post shared by rasmussanko (@rasmussanko) on

 

En sus vitrinas también encontró una Coca-Cola Blak, una versión del famoso refresco con con sabor a café que se lanzó en 2006, un juego de mesa de 1989 que tiene a Donald Trump como protagonista, o el Twitter Peek, un pequeño aparato electrónico diseñado únicamente para twittear.

 

 

El museo abrirá sus puertas el 7 de junio y tendrá un lanzamiento que incluye un un menú de degustación gourmet con platos que fracasaron, cervezas que nunca vieron la luz y un recorrido nocturno relacionado con ‘el fracaso en la noche’. El recorrido dura dos horas, está disponible en sueco e inglés y tiene cupo máximo para 15 personas

Además, a finalizar el recorrido, el museo ofrece un taller de innovación, que tiene como objetivo ayudar a los visitantes a  levantarse después de cualquier fracaso, sea emocional, laboral, de emprendimiento o familiar. Un excelente museo, muy innovador que esperemos que no fracase y termine en el futuro en otro museo de los museos fracasados.

 

Más info: Museum misslyckande

 

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com