Ya sea al plato o a pan, de carne o de pollo, con agua, con gaseosa o una refrescante pilsen bien helada, el chivito es un clásico de la gastronomía uruguaya que no podes dejar de probar en tu próxima visita a las tierras charrúas.

Los orígenes de este platillo se remontan a los primeros años de la década de 1940. Se dice que fue ideado por Antonio Carbonaro, el chef y propietario del desaparecido restaurante “El Mejillón” de Punta del Este. Dicho restaurante se ubicaba en la esquina de la calle 31 y la rambla Claudio Williman.

Según el mismo Antonio le contó a un periodista, la invención del chivito se produjo por “casualidad”. Durante una noche muy complicada, el restaurante había sufrido un corte en el suministro eléctrico que duró varias horas, en medio de ese caos llegó una clienta, creo que del norte argentino o chileno, que pidió carne de chivito porque antes de llegar a Punta del Este había pasado por Córdoba, donde la había probado y le había gustado mucho.

 

Como en la cocina no tenían ese tipo de carne, le prepararon un pan tostado con manteca, le agregamos una feta de jamón y un churrasquito de res bien jugoso, al que acompañaron con distintas guarniciones. La mujer quedó encantada, y sin quererlo se había inventado un clásico.

Este platillo que surgió fruto de la improvisación, se transformó en un éxito, llegando el restaurante a vender mil chivitos por día, incluso dos carnicerías de Punta del Este mantenían su negocio sólo con la carne con la que aprovisionan a El Mejillón.

https://www.instagram.com/p/BPbjgK_D5-8/

Poco a poco, el chivito se fue expandiendo por todos los restaurantes del país. Hoy en es prácticamente imposible encontrar algún restaurantes, pizzería o cafetería tradicional uruguayo que no tenga por lo menos una de las variables del chivito en su menú.

Un típico chivito uruguayo con todas las letras, lleva un churrasquito de nalga de res, cocido a la plancha y cuanto más jugoso mejor, cubierto por un trozo de jamón cocido, panceta o beicon, queso fundido y un huevo frito para coronarlo. Este sándwich o no sandwich, si es servido al plato, está acompañado por una montaña de papas fritas a la francesa, ensaladilla rusa y una porción de ensalada mixta, de lechuga y tomate.

Tal vez la magia de su sabor radique en su aparente simpleza gastronómica. Pero cada chiviteria tiene sus propios secretos, que hacen a este platillo uno de los más representativos del uruguay.

View this post on Instagram

#chivitouruguayo

A post shared by Ariel Alejandro Richieri. (@arielrichieri) on

 

 

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com