Amsterdam es una ciudad que enamora a todos aquellos viajeros que la visitaron aunque sea una vez, será por su arquitectura, sus canales, su ambiente jovial o quien sabe que otra cosa. ¿Pero te imaginas si a todos sus encanto le sumamos aguas color turquesa, climas tropicales y colores brillantes?

Si lograste imaginarlo, te comento que en este momento en tu mente ya no está Amsterdam sino Willemstad, la capital y ciudad más poblada de Curazao, uno de los territorios autónomos del Reino de los Países Bajos en el caribe.

Esta isla está situado en el sur del mar Caribe, a unos 50 km de la costa noroccidental de Venezuela, hasta hace poco formo parte de las Antillas Neerlandesas junto con sus islas vecinas de Aruba y Bonaire.

Curazao significa literalmente: la Isla de la Curación, nombre que le dieron los marinos portugueses que al desembarcar en sus costas decían curarse del escorbuto gracias a la abundante fruta que allí consumían.

Desde las primeras colonizaciones portuguesas y españolas hasta la llegada de los Holandeses pasaron siglos y sus habitantes han construido una rica y vibrante cultura con raíces históricas y hospitalarias, mezcla europea y africana. Una muestra de esto es su gastronomía y su sorprende arquitectura, un marcado estilo colonial pintado con los vivos colores del Caribe, destacando la hermosa ciudad de Willemstad, que fue declarada patrimonio de la unesco.

Al recorrer las coloridas calles del centro de Willemstad, podrás encontrarás restaurantes, hoteles, casinos, tiendas, plazas, museos y fuertes. Los puntos más interesantes empiezan por la Plaza Brion (Brionplein), el Museo Kura Hulanda, el Rif Fort en Otrobanda; el Palacio del Gobernador, el Mercado Flotante, el Museo Postal, el Museo Maritimo, la Sinagoga Judía, la Plaza Wilhelmina Park y los fuertes Waterfort y Fort Amsterdam en Punda.

Pero como buena isla caribeña lo que destaca de Curazao son sus plazas paradisíacas, las mayoría de ellas están diseminadas a lo largo de la costa sur de la isla, destacándose Blue Bay Beach al noroeste de Willemstad, cerca del poblado de San Michel y Caracasbaai un sitio ideal para practicar snórkel y bucear ya que forma parte del parque submarino.

Debido a su cercanía con Venezuela, en toda la isla se habla con fluidez el Español (junto al inglés y al holandés, claro), incluso existen tres periódicos hispanoparlantes y en la tv se transmiten distintos canales venezolanos. Esto convierte a Curazao en uno de los destinos más amigables para los latinoamericanos en las antillas menores. En pocas palabras un pedazo de Amsterdam bajo el sol del caribe.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com