Te imaginas vivir en un pueblo donde para ir de compras, ir a misa, hacer un trámite municipal o visitar a tu vecino más lejano, únicamente tengas que ponerte unas pantuflas y hacer un paseo en ascensor, sin salir al exterior en ningún momento? Esto es lo que sucede en Whittier un aislado pueblo de Alaska donde todos sus 190 habitantes viven en un solo edificio!

Es que la historia de Whittier es tan fascinante como su peculiar estilo de vida. Este pueblo nació durante la segunda guerra mundial, poco después que los japoneses bombardean Dutch Harbor, en las islas Aleutianas, el ejército de EE. UU. comenzó a buscar un lugar para construir una base militar segura e inaccesible en Alaska. 

Luego de varios estudios, los ingenieros militares llegaron a la conclusión que la bahía de Whittier sería el lugar ideal. Las aguas aquí no se congelaban durante el invierno y eran o suficientemente profundas para anclar a los grandes barcos, además toda la zona se encontraba rodeada de grandes pico de granito, haciendo imposible su acceso por tierra y ocultado debajo de las nueves a la zona durante casi todo el año. Haciendo de Whittier el lugar ideal para la guarida de algún villano de James Bond o una base militar secreta claro!

Además del puerto y todas las instalacione necesarias para su funcionamiento, el ejército estadounidense construyó un gran edificio de hormigón de unos 14 pisos de altura, donde podrían trabajar y vivir unos mil soldados, el cual se convirtió en el edificio más alto de toda alaska.

Debido a que esta base secreta ya no era tan secreta, en los años 60s el ejército abandonó la zona desafectado a todas sus instalaciones de uso militar. Muchos de los habitantes se mudaron a la ciudad de Anchorage, la capital del estado, sin embargo unos pocos decidieron quedarse en el pueblo donde habían crecido. Como no existía ningún edificio civil en el área, el gobierno de Alaska convirtió al antiguo cuartel militar de catorse pisos en las “Begich Tower”, el edificio donde vivirán y trabajarán todos los habitantes del pueblo.

Un gran edificio que contrasta fuertemente con el paisaje, el cual alberga en su interior el hogar de casi 200 personas, además de varias tiendas, un pequeño hotel, una lavandería, una iglesia, oficinas de gobierno, un jardín de infantes, una cafetería, una sala de conferencias y hasta una zona de de ocio con una piscina interior, ideal para pasar los ratos libres durante el invierno.

A pesar de su aislación natural, en la actualidad el pueblo de Whittier está totalmente comunicado con sus vecinos. Se puede llegar hasta él por medio de ferrys, o por un gran túnel de ferrocarril construidos por los militares para aprovisionar su base, el cual además permite el paso de vehículos particulares de un sentido a la vez. 

Hoy en dia Whittier recibe un gran número de visitantes, este pueblo además de tener una historia de novela de espías es además un excelente lugar para el senderismo, además de la práctica de deportes acuáticos como el kayak o el buceo. Sus muelles ya no son utilizados por los grandes acorazados de la armada, y en cambio están colmados de veleros y cruceros los llevan a los visitantes a pasear por las aguas ricas en vida silvestre.


Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com