La patagonia es una tierra de contrastes, fuertes vientos y clima cambiante. Aquí majestuosas montañas se entremezclan con glaciares y fiordos que se sumergen en las aguas del océano pacífico, generando un escenario perfecto para emplazar un hotel que busca integrarse a este paisaje de extremos. El Remota patagonia Lodge, un hotel de lujo no tradicional ubicado a unos pocos kilómetros de Puerto Natales, en la entrada a las famosas torres del Paine y que sin dudas merece la pena visitar.

Este hotel es obra del prestigioso arquitecto chileno Germán del Sol, el cual ganó el premio Nacional de Arquitectura justamente por esta magnífica obra. Su construcción está inspirada en los clásicos galpones ovejeros tan típicos de la patagonia. Aquí dos alas del edificio con habitacione se acoplan a un eje central donde están los espaciones comunes del hotel y todos ellos se conectan entre sí por unos pasillos cubiertos de madera, que nos hacen acordar a los corrales que conducen el ganado. En el centro se encuentra un curioso “jardín” coronado con un grupo de rocas rodantes de glaciar, el cual no tiene intervención o arreglo alguno y sus pastos nos recuerda la flora nativa de estas latitudes, sin contar a alguna liebre o zorro que siempre merodean por allí.

Este hotel intenta separarse de las gigantescas cadenas hoteleras y trata de darle a sus huéspedes un ambiente más familiar y cercano. En total el hotel cuenta con unas 72 habitaciones, separadas en dos alas distintas y todas de la misma categoría, con increíbles vistas a las aguas del Canal Señoret y las montañas de fondo.

Y aquí otro dato que sorprende a todos los huéspedes, los techos de los baños cada una de estas habitaciones están decorados con una madera propia de la patagonia, la cual al humedecerse con el vapor de la ducha, generan en el ambiente un refrescante olor a bosque.

Segun nos contó Boris su gerente, el Remota está pensado como un refugio para sus huéspedes. Aquí los viajeros pueden encontrar descanso luego de un largo dia en la montaña , ya sea disfrutando de su solarium cubierto con vistas de la bahía, relajándose en la piscina temperada sin bordes de 15 metros de largo, su sauna finlandés, los jacuzzi al aire libre o tomando un masaje en su propio spa.

Para no quedarse atrás con la belleza del edificio y el entorno, su chef logró lucirse creando un variado menú basada en ingredientes locales, que son comprados en los huertos de Puerto Natales y que traen a la mesa de los comensales las recetas propias de la patagonia, pero con sierto aire de sostificacion.

Puerto Natales es también el hogar del otro gran hotel, su vecino el Singular Patagonia, un hotel de lujo algo más “clásico” en su estilo. Aunque según su gerente mientras que uno intenta ser un lujoso Ferrari, el Remota es un auténtico Land Rover listo para la aventura.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com