Al momento de hacer nuestras maletas en las horas previas a comenzar cualquier viaje, siempre surgen las mismas preguntas: ¿Dónde llevo mi dinero? ¿Será seguro llevarlo aquí? ¿LLevo dólares, euros o mis tarjetas?

Es por eso que en Alrededor del Mapa, te vamos a contar las distintas maneras y las alternativas disponibles para llevar nuestro dinero viajero, para que tu puedas elegir cual es el que más se adapta a tu próxima aventura.

El efectivo

El viejo y querido efectivo, claramente es la manera más sencilla de llevar el dinero, pero algunas veces no es más conveniente. Llevar el dinero en metálico, conlleva un riesgo obvio que es el ir cargado con todo el dinero destinado al viaje junto, por lo cual si sucede la desgracia de perderlo podría arruinar  el ánimo de cualquier viajero.

Otra cosa a tener en cuenta es el cambio a las monedas locales, el cual puede ser un verdadero dolor de cabeza a la hora de conseguir el mejor cambio disponible. Aunque no lo creas muchas veces el cambio más conveniente se consigue directamente en el aeropuerto, ya que muchas veces hay más volumen de transacciones, lo que genera un mejor precio al momento de cambiar nuestros dolares o euros a la moneda local.

Te recomendamos usar algún gadget viajero o elemento para ocultar nuestro dinero, durante el viaje, los cinturones con cierres ocultos o las carteras colgantes interiores pueden ser una buena alternativa, y siempre resultan mucho mejor que llevar el dinero en el bolsillo.

Otro dato para tener en cuenta también a la hora de llevar todo el dinero en metálico, es el límite establecido por los países a la hora de cruzar las fronteras. En muchos países el máximo permitido sin declarar ronda los 10.000 dólares en efectivo (los cheques de viajero cuentan como efectivo también), si excedes esa cantidad (felicitaciones) tendrás que avisar al agente de aduana, de lo contrario podrías caer en una infracción aduanera y podrán multar y hasta retener el dinero.

Tarjetas (crédito y/o débito)

Los popularmente conocidos como plásticos, las tarjetas de crédito y débito, son una muy buena alternativa para mover nuestro dinero durante cualquier viaje, siempre y cuando se den algunos factores a favor nuestro.

El primero es que el país de destino,  tiene que tener un alto nivel de economía formal, y los negocios locales deben contar con posnet para aceptar tarjeta. En europa o los países del llamado primer mundo no tendras problema, pero en otras regiones del mundo, el uso de tarjetas todavía sigue estando restringido únicamente a los comercios medianos o grandes. Ni hablar de regiones aisladas del mundo donde ni siquiera llega la internet o los teléfonos, donde todavía es impensable el uso de tarjetas.

Pero la seguridad, que nos brinda las tarjetas sigue siendo casi inigualable, en caso de perderlas, con tan solo un llamado telefónico podemos bloquearla y hasta pedir una nueva copia en prácticamente cualquier país del mundo, en unas pocas horas.

Cheques del viajero

Aunque parezca una cosa del pasado, los cheques de viajero siguen vigentes, y algunas personas lo siguen utilizando.

El concepto es muy simple, uno va al banco y compra una x cantidad de dinero en dólares  en cheques de distintas denominaciones, los cuales pueden ser cambiados en cualquier momento y en cualquier lugar del mundo y en la moneda local del país donde se haga la transacción.

Los más populares y casi únicos que están en circulación en el mundo son los American Express Travelers Cheques.

Los cuales tienen las siguientes ventajas:

  • No tienen vencimientos, por lo cual pueden ser usados como mecanismo de ahorro.
  • Sirven en la mayoría de los países del mundo.
  • Nos dan seguridad a la hora de llevar el dinero, están numerados y pueden ser denunciados en caso de extravío, daño o robo, esta es su principal ventaja ya que en caso de perderlos basta con denunciarlos y llamar a American Express para que nos den uno nuevos.
  • Pueden ser comprados y autorizar a terceros para que los usen, esto sirve si un padre quiere comprarlos para un hijo.

Y ahora las desventajas de estos cheques:

  • Están bajo la misma normativa cambiarias, que la compra de moneda extranjera y aunque supuestamente no se cobran comisiones por cambiarlos, la verdad es que la mayoría de los operadores cambiarios nos cobran desde el 1.5% al 3%. Al momento de comprarlos y a la hora de cambiarlos.

En la argentina pueden ser comprados en los bancos Piano, BBVA banco Francés y el Banco Supervielle.

 

 

 

 

 

 

 

Cajeros automáticos (ATM)

Tal vez en los países menos bancarizados, especialmente en los de Asia, África y Sudamérica, el uso de tarjetas de credito y debito para el pago en los negocios más chicos es un poco más complicado. Por eso aquí, los cajeros automáticos serán un gran aliado.

Por lo general, siempre encontraremos alguno en cualquier centro urbano, mediano o grande, en gasolineras, centros comerciales, o bancos. La gran mayoría de las tarjetas de débito, pueden habilitar para su uso en el extranjero, con tan solo un llamado telefónico o mediante el uso del homebanking web.

La clara ventaja de este método es que podemos obtener monedas locales al cambio oficial, siempre que lo consideremos necesario, y no tendremos que cargar con la totalidad del dinero en efectivo durante el viaje.

La desventaja del uso de los cajeros automáticos es el exterior, son las comisiones bancarias que nos cobran por su uso. Su precio varía según el banco propietario del cajero automático que utilicemos, y siempre nos dirán el costo del servicio antes de extraer. Hay que tener en cuenta que muchas veces el costo no es proporcional a la cantidad de dinero que saquemos, y muchas veces es un cargo fijo, ya sea que extraigamos 10 o 1000, por lo que conviene extraer pocas veces mucho dinero y no muchas veces poco.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com