Casas de colores, campos verdes, un pintoresca iglesia de madera, acantilados y según dicen los mejores marisco del continente, estas son solo algunos de los atractivos que nos ofrece Chiloé una de las maravillas de la patagonia chilena.

Esta isla tiene 180 kilómetros de largo por unos 50 de ancho.Después de la parte chilena de Tierra del Fuego, la cual es la segunda isla más grande del país y el hogar de unas 150.000 personas.

Los primeros exploradores y conquistadores españoles que llegaron a las islas en 1567, la denominaron como «Nueva Galicia», al considerar el paisaje muy parecido al de Galicia en España. Su nombre viene de una alteración de un vocablo mapuche que significa “tierra de chilles” que son unas aves típicas de este lugar.

 

Su población se compuso de un mestizaje entre aborígenes chonos y huiliches, y españole. Y a pesar de estar relativamente cerca, Chiloé se mantuvo aislada del continente durante largos años, por lo que generó una serie de tradiciones propias, algunas incluso muy distintas a las del resto de Chile. Por ejemplo en el el puerto de Dalcahue las papas todavía se venden por almud, antigua unidad de medida de seis kilos, y hay embarcaciones con sacho, un ancla hecha con una piedra encerrada en varas de fibra vegetal.

La mayoría de las casas de Chiloé cuentan con estilo arquitectónico único, son construidas en madera de alerces y pintadas de colores bastante chillones. Además algunas viviendas cuentan con un recubrimiento de tejuelas de madera en sus paredes y techos.

 

Qué ver y hacer en Chiloé:

El fuerte de San Antonio:

Esta fortificación militar ubicada en Ancud, data de tiempos de la colonia española, y se conserva como uno de los mayores atractivos turísticos de la isla. Este fuerte tiene un gran significado histórico en la independencia del país y fue el último bastión de España en Sudamérica.

Las iglesia de madera:

Por toda la isla de Choele podemos encontrar una serie de 16 templos religiosos construidos íntegramente en madera, incluyendo sus decoraciones, mobiliarios y sus altares. Las construcciones más antiguas todavía en pie datan de mediados del siglo XVIII y las más recientes, del primer tercio del siglo XX. Estas iglesias se considerado Monumento Histórico Nacional de Chile y, desde el año 2000, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 

Sus ferias artesanales:

El producto estrella en Chiloe son los tejidos de lana de oveja, aqui podras encontrar desde mantas tejidas en telar hasta pantuflas, medias, sacos y gorros. También muñecas, cestería y tallas en madera. Pero a los viajeros foodie seguramente le llame más la atención los quesos especiados que aquí se venden. Si buscas llevarte un recuerdo para tu cocina, no podes dejar de probar el merkén, un condimento muy codiciado en la gastronomía chilena el cual es algo así como un ají molido ahumado.

El Muelle de las Almas:

Ubicado tras un largo sendero en el parque nacional de de Chiloé, este muelle de madera que parece no llevar a ningún lado, el cual se encuentra en medio de una belleza escénica impresionante. Una vieja leyenda local dice que cuando las personas mueren, sus almas en pena llegan a ese punto para encontrarse con el balsero de Tempilcahue. Este personaje recibe como pago de los espíritus dos monedas para llevarlas desde ese sitio hasta el lugar donde tendrán descanso eterno.

 


Cómo llegar:

La Isla Grande de Chiloé se ubica a 1186 km. de Santiago y a 90 km. de Puerto Montt, antiguamente la única manera de llegar hasta la isla era  dirigirse al suroeste hacia Pargua donde se toma el trasbordador para cruzar el Canal de Chacao hacia Chole. Pero desde hace unos pocos años se inauguró un aeropuerto en la isla, el cual tiene vuelos diarios a la capital chilena.

Mapa:

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com