En alrededor del Mapa te traemos siete lugares de Buenos Aires que no encontrarás en las guías turísticas. Siete lugares para enamorarte aún más de la bella Buenos Aires, y te llevaran a recorrer sus rincones secretos, que solo los locales (aunque no todos) conocen.

La clave de Frank’s

Si de lugares secretos hablamos, nada mejor que comenzar con uno, que para ingresar necesitamos tener una clave secreta. Este bar Speakeasy, en este bar ambientado al mejor estilo de los años 20 y la ley seca, es ya un clásico secreto de Buenos Aires.

Su carta de cócteles es de las mejores, pero lo mejor de todo es su método de entrada. Primero tenemos que buscar la nueva contraseña en las redes sociales (ya que cambia semana a semana) luego al dirigirnos a la puerta del bar encontraremos una cabina telefónica, la cual sonara y una voz detrás del teléfono nos pedirá el santo y seña, si la decimos de forma correcta se abrirá una puerta secreta y podremos maravillarnos con este bar, que parece un portal a aquellos locos años 20.

La Libertad alumbrando el Mundo

Para maravillarnos con la estatua de la libertad no tenemos que tomarnos un barco por el río Hudson, en la ciudad de Nueva York. Más al sur, mucho más al sur, existe una hermana menor de la dama de hierro estadounidense.

Construida en hierro rojo, la pequeña Estatua de la Libertad porteña, fue diseñada por Frédéric Auguste Bartholdi al igual que la de los Estados Unidos. Hoy en dia decora la vereda de la calle La Pampa, a metros de su intersección con Virrey Vértiz, en el barrio de Barrancas de Belgrano, muy cerca del barrio chino de Buenos Aires, o el china town si seguimos con el parentesco Neoyorkino.

Orgullos los porteños pueden decir que esta mini Libertad, aunque pequeña, es más antigua que su hermana norteamericana, de hecho la de Nueva York se inauguró el 28 de octubre de 1886, y la de Barrancas el 3 de octubre del mismo año.

El Sky Bar Porteño

Ubicada en lo alto del Hotel Pulitzer, en el centro de Buenos Aires, el encanto de esta terraza está dado en gran parte por su estilo neoyorkino, que remite a los bares clásicos de la década de 1930 en la Gran Manzana. La carta de tragos de este bar en las alturas es probablemente una de las mejores de la ciudad (incluso hace un tiempo, The Guardian los eligió como uno de los 10 bares más novedosos de Buenos Aires). Este secreto a voces es uno de los mejores lugares de la ciudad para dejarse enamorar por su vista mientras que escuchamos algo jazz en vivo de fondo.

El mirador del Barolo

El edificio Barolo, es sin dudas uno de los más bellos y enigmáticos de toda la ciudad. Este fue el primer “rascacielos” de Buenos Aires, al momento de ser construido era el edificio más alto de de América del Sur al igual que su hermano ‘gemelo’ en estilo ecléctico, construido por el mismo arquitecto en Montevideo, el Palacio Salvo

Entre los muchos secretos que guarda este edificio, podemos resaltar se faro, ubicado en el piso 20, hoy reconvertido en mirador. Desde el cual se obtienen unas encantadoras vistas de la ciudad y la plaza de los dos congresos, en especial durante el atardecer.

Eiffel en Buenos Aires

El famoso ingeniero francés Gustav Eiffel, dejó una huella no solo en París con su torre, sino también en muchas de las grandes ciudades del mundo y Buenos Aires no es una excepción.

En el sur de la ciudad, más concretamente en el barrio de San Telmo, uno de los más turísticos de todos, existe otro secreto muy bien guardado, del cual solo algunos saben de su secreto.

En Perú al 500, se trata del edificio “El Forjador”,  declarado Monumento histórico Nacional y Municipal, es una de las pocas obras de Eiffel en Sudamérica.

Construido en 1906, sus columnas, herrería, cabreadas y capiteles fueron construidos y traídas desde Francia en barco y ensambladas en el lugar en forma artesanal con remaches a fuego. “El Forjador” tardó diez años en levantarse y funcionó como una fábrica de molinos de viento y herramientas de campo y todavía conserva de aquellos tiempos la estatua tan características en su parte superior. Hoy en día este edificio fue reconvertido en un local que se utiliza principalmente para fiestas y recitales que puede visitarse, tanto de día como de noche.

La casa mínima

También en San Telmo, podemos encontrar una de las casas más particulares de la ciudad. Esta casa no se destaca por ser la más lujosa, ni la más grande, sino todo lo contrario, es la más angosta, con sólo 2,5 metros de ancho y 13 metros de profundidad, se dice por allí, que es una de las más angostas del mundo.

Según cuenta la leyenda esta casa perteneció a un esclavo liberado allá por los años 1813. Esta casa que se puede visitar, forma parte del Complejo El Zanjón, una de las obras arqueológicas más importantes de Buenos Aires descubierto a mediados de la década del 80. Se trata de un sistema de túneles debajo de la manzana donde se pueden ver los restos de uno de los arroyos que desembocaban en el Río de la plata, el Zanjón de Granados.

Un Mecenas de Café

Que el arte en Buenos Aires se encuentra por todos lados, no es un secreto, pero lo que un turista común nunca se pueda imaginar es que al tomar un café puede toparse con una de una obra de un valor inimaginable, que solo puede calcularse en tazas de café.

La dueña de bar-café Bogota en Recoleta (el ex cafe Le Pont, Montevideo 1300) el barrio de la recoleta, tenía que decorar su cafetería luego de una serie de reforma, y para ello contrató a la artista plástica de vanguardia Marta Minujín. Le propuso a la reconocida artista un trato algo particular, Minujín pintará un mural en una de sus paredes y a cambio, el bar le daría café gratis a perpetuidad.

Parecería que el trato le sirvió a ambas partes, porque esta obra embellece una de las paredes del café desde el año 2011. Una manera más que original de convertirse en mecenas del arte.

Buenos Aires secreta, segunda parte: 7 lugares que ningún tour te llevara a conocer

Mapa:

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com