Pocas cosas más madrileña existen en este mundo que pedir en algún barcito del centro de la ciudad una buena bocata de calamares fritos, calientes y recién hechos, servidos en una pequeña charola de metal con un trozo de limón; y si esto lo acompañamos con una caña de cerveza tirada bien fría, mucho mejor!


Este bocadillo simple, sabroso y cumplidor es tan típico de la capital española que incluso se ha llegado a crear “Rutas del Bocadillo de Calamares” que permiten descubrir variantes del bocadillo por los distintos bares de la ciudad.

¿Pero si madrid no tiene costas porque un plato con pescados es el más tipìco? La respuesta a esta pregunta está en la propia historia de este plato. Los madrileños comen pescados desde el siglo XVI, en aquella época el pescado solo se consumía en invierno y tardaba unos 12 dias en llegar a lomo de burro cubierto por nieve por el “camino gallego”. Luego este tiempo se redujo a cuatro días, gracias a un sistema de postas a caballo.

Pero cuando llegó el ferrocarril todo se revolucionó, incluso la gastronomía. Muchos españoles comenzaron a emigrar hacia la capital en búsqueda de trabajo en sus fábricas y con ellos llegaron los primeros bares y restaurantes. El pescado ya abundaba en la gran ciudad y lo más importante de todos a precios accesibles para la clase obrera. Así nació y se popularizó este fast food castizo. El calamar un producto barato, sin espinas y con poca merma, era perfecto para ser servido como un aperitivo de media mañana, almuerzo, tarde o para la cena.

View this post on Instagram

#bocatadecalamares #vivasanisidro #madrid

A post shared by Qué hago de cena (@quehagodecena) on

Pero esta bocana no es solo propiedad de Madrid, en muchas otras partes de España puede conseguirse, aunque siempre con un toque distintivo. Por ejemplo si viajamos hasta Zaragoza podemos encontrar un versión un poco más sofisticada del bocadillo de calamares, aquí es común servirlo con una salsa picante elaborada a base de tomate, mayonesa, ajo y pimentón. Esta variedad es llamada calamares bravos, y se sirve en todos los bares de la calle “Cinco de Marzo” en el centro de la ciudad de Zaragoza.

Si quieres preparar uno en tu casa te pasamos el paso a paso de su receta. Primero se suele cortar los calamares crudos en rodajas con forma de anillo de un centímetro de grosor, y se rebozan con harina y levadura. Luego estos anillos se fríen en aceite hirviendo ligeramente hasta que queden dorados, para luego ponerlos en un pan del tipo baguettes, el cual se suele cortar por un solo lado. Para sazonarlo basta con un poco de sal, jugo de limón fresco y si quieres algo de mayonesa. Como te dijimos: simple, sabroso y cumplidor!

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com