Inauguramos una nueva sección en Alrededor del Mapa, el Boarding Report, un rincón donde analizaremos al detalle los vuelos realizados con distintas aerolíneas y calificandolos según su eficacia, precio y servicios ofrecidos a bordos. Todo para que vos puedas elegir mejor a la hora de viajar.

La ruta:

Nuestro vuelo fue el OY 859 de Andes Líneas Aéreas, uniendo los aeropuertos de Aeroparque metropolitano de Buenos Aires con la ciudad de Jujuy en el norte argentino, con una pequeña escala en Tucuman.

El embarque:

Nuestra experiencia “Andes” comenzó al momento de hacer el pre-embarque, si bien esta aerolínea se maneja en un modo low cost y la tarifa base solo incluye un equipaje de cabina como nosotros llevamos una tienda de campaña y distintos equipos de camping decidimos facturar también un equipaje de bodega.

Llegamos al aeropuerto con unas dos horas de anticipación, algo que debería ser suficiente para un vuelo de cabotaje, sin embargo el mostrador de Andes para despachar el equipaje estará totalmente colapsado y tenía una única cola para todos los vuelos de la compañía. Después de esperar unos 45 minutos nos comenzamos a preocupar y nos acercamos a una de las empleadas de Andes para preguntarle si estamos a tiempo para el vuelo a Jujuy ya que veíamos que teníamos todavía unas treinta personas por delante, y su respuesta fue que no nos preocupamos total el vuelo estaba algo demorado.

Después de hablar con otros pasajeros frecuentes de esta aerolínea nos confirmaron que los retrasos en los vuelos es algo bastante habitual y que no les parecía extraño si el vuelo que estaba programado para las 20 hs saldria despues de las 22. Dejamos el equipaje, pasamos seguridad y al llegar a la puerta de salida asignada nos encontramos con el cartel rojo de “demorado”. Cartel que estuvo así hasta las 23 horas, el horario donde el avión despegó realmente. La explicación que nos dieron por parte de la empresa fue que el avion que venía de punta del este, sufrió un atraso en ese aeropuerto y por eso se demoró en llegar a Aeroparque para su próximo vuelo. Primer punto negativo para Andes…

El avión:

Nosotros volamos en un McDonnell Douglas MD-83, uno de los cinco aviones que todavía vuelan en Andes. Estas aeronaves son fueron fabricados a finales de la década del ochenta y pertenecen a Aerolíneas argentinas, hasta que esta compañía los dio de bajo y fueron comprados por Andes. De hecho el logo de Aerolineas Argentina todavía puede verse en los cinturones de seguridad de los McDonnell Douglas y en los plásticos lateral de los asientos, plasticos que estan pintados de blanco (si pintados con rodillo y pincel) para tratar de quitarles el típico amarillamiento de los plásticos viejos.

Actualmente Andes comenzó la renovación de su flota y está cambiando estos aviones por Boeing 737-800 más modernos, pero todavía siguen conviviendo los dos modelos.

 

Servicio abordo:

La asignación de asientos dentro de los vuelos de Andes es aleatorio, salvo que decidamos pagar un pequeño adicional para elegir el asiento de nuestra preferencia o si queremos viajar junto a nuestro compañero de viaje.

Una vez comenzado el vuelo, el personal de cabina comienza a servir un pequeño refrigerio de cortesía. En nuestro caso fueron unas viandas blancas selladas con el logo de la empresa la cual tenía adentro un paquete de galletitas saladas que supuestamente tenían que tener gusto a queso, pero no lo encontramos, una magdalena bastante aceptable además de unas galletitas dulces, todo esto acompañado por un vaso de gaseosa, jugo de naranja, te o cafe.

Si bien la calidad de los productos de esta viandas no eran las mejores del mercado, fue bastante abundante para un vuelo de tan poco tiempo, así que por lo menos hambre no van a pasar.

View this post on Instagram

#acomerlaaa #andeslineasaereas

A post shared by Nahuel Cabrera (@nahuel1975) on

 

Los asientos:

El McDonnell Douglas MD-83 en que volamos tenía una configuración de asientos de 2 + 3, con una distancia entre sí estándar bastante generosa, una de las ventajas de volar en un avión de los 80s, nada que ver con los asientos apretujados de las modernas low cost.

Escalas imprevistas:

Nuestro vuelo debería haber durado unas contemplando la escala en el aeropuerto de Tucuman de unos 15 minutos. Sin embargo cuando ya se estaba cumpliendo el tiempo de vuelo, el piloto pidió que se prepare la cabina para el aterrizaje, hasta aquí todo normal, pero después de tocar tierra el piloto anunció que no estábamos en Jujuy, sino en el aeropuerto de Salta, porque el de Jujuy estaba cerrado por meteorología.

Esperamos sentado en el avión una hora más, sin saber qué era lo que iba a pasar realmente, primero dijeron que despediremos en 15 minutos, luego que posiblemente nos llevarían en micro hasta Jujuy (mínimo 3 horas de viaje), luego que ya despega, y hacía hasta que finalmente nos informaron que abrieron el aeropuerto de Jujuy y que despediremos en breve.

Finalmente llegamos a nuestro destino, el aeropuerto de San Salvador de Jujuy, con un retraso de unas cuatro horas. Si bien es cierto que había una tormenta importante en la zona, según lo que hablamos con otros pasajeros los retrasos en andes son moneda corriente, algo que comprobamos forzosamente en nuestro vuelo de vuelta, cuatro días después.

La vuelta:

El vuelo de vuelta hacia la ciudad de Buenos Aires estaba prevista que despegara a las 8 de la mañana, pero las malas noticias comenzaron antes de llegar al aeropuerto, fue el mismo taxista que nos llevó desde nuestro hostel hasta la terminal aérea el que nos contó que el avión no estaba todavía en Jujuy y que estaba en el Aeropuerto de Salta y que seguramente tendremos esperar. ¿Cómo lo sabía? Ni idea pero fue exactamente asi, aunque nosotros lo confirmamos mucho después porque al llegar al aeropuerto de Jujuy no había nadie de la empresa en los mostradores, las luces apagadas y las puertas cerradas. Los 160 pasajeros tuvimos que esperar una sin tener ninguna certeza de lo que pasaba hasta que los empleados de Andes llegaron a sus puestos de trabajo. Para no hacer mucho más largo este relato el avión terminó llegando unas tres horas después y el vuelo que estaba programada para las 8 hs termino saliendo a las 11 hs.

Puntuación final: ★★

En una escala del uno al cinco, Andes no sobrepasará el dos… Lo más destacable es el servicio abordo y sus asientos, viejos pero dentro de todo cómodos. ¿Lo malo? Básicamente todo lo demás, sus aviones, su servicio en tierra y especialmente su puntualidad, que deja bastante que desear…

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com