Hay misterios que aunque parezcan pequeños e intrascendentes, no nos dejan dormir. Y aunque muchos no lo lo crean para algunos viajeros, uno de estos misterios sin respuestas es cómo funciona el inodoro de un avión… Un proceso a simple vista sencillo, pero que que inclusive tiene leyes de la física más avanzadas que las que hacen que el avión vuele.

Es que en el aire a unos 10000 mil pies de altura y volando a unos 900 kilómetros por hora, hacer que funcione hasta un simple inodoro, es realmente un desafío, que requirió más de medio siglo de investigación. Después de todo te imaginaras que un avión, no puede simplemente abrir una compuerta para verter sus “desechos” por donde sobrevuele. Y no es por una cuestión ambiental que no se hace, sino porque a la altura que se desplaza una aeronave comercial moderna, estaría echado con cada descarga, verdaderas “bombas” fétidas congeladas, con la capacidad de atravesar el techo de una casa!

Lo que sucede cada vez que pulsas el botón para jalarle a la “cadena” del baño de un avión es que se abre una gran valvula de vacio, que simplemente succiona todo lo que este recipiente contiene, depositandolo en un tanque de almacenamiento, localizado en el compartimento de carga.

Todo este proceso está pensado para no usar ni una gota de agua, optimizando así el peso del avión. De hecho el liquido azulado que vemos al levantar la tapa del escusado no es más que un simple desinfectante que se coloca allí luego de cada descarga para limpiarlo y evitar los olores desagradables.

Esta situación comenzó a aplicarse desde la década del 50, y fue pensada por los ingenieros aeronáuticos, no sólo para optimizar el peso del avión, sino para también evitar el transporte y desplazamiento de líquidos en la aeronave. Algo que sí sucede por ejemplo en los buses o trenes, y pueden causar problemas de estabilidad con el movimiento.

Además estos inodoros están recubiertos con una protección de teflón, si el mismo que se usan en las sartenes hogareñas. Lo que ayuda a que ningún “desecho” se quede pegado en las paredes del inodoro y se desplace con mayor facilidad con la succión. Esto, además de facilitar la limpieza del avión, y hace que se utilice todavía menos liquidos.

Luego cuando el avión aterriza, se da el último paso de este complejo proceso, cuando el personal de tierra vacía los tanques sépticos es por medio de mangueras así unos vehículos especiales para tal fin. Dejando a los inodoros del avión limpios y despejados, listos para el próximo viaje intercontinental, un viaje en el cual sin dudas tendrá bastante trabajo!

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com