Halla por el 1889, en plena época victoriana, la escritora británica Lillias Campbell Davidson decidió publicar el libro “Hints to Lady Travellers”, el primer manual del mundo dedicado a las mujeres viajeras, una joya de la literatura de viajes, repleto de consejos para animaran a salir a recorrer el mundo, mucho de los cuales todavía siguen más vigentes que nunca!

Esta guía femenina de 200 páginas contó con el apòllo de la prestigiosa Royal Geographic Society, la referencia indiscutible en materia de viajes del siglo pasado. Muchos de sus consejos quedaron obsoleto con el paso del tiempo y hasta parecen un chiste, pero la esencia de esta guía sigue intacta: para viajar y lanzarse a la aventura los géneros poco importan!

1.Viaja ligera y con lo esencial (según el siglo XIX):

Para ser un viajera victoriana moderna se recomienda no llevar más que una bolsa de viaje o un maletín a la ropa más básica y deja de lado las tentaciones de llevar un baúl con la mantelería de lino, la cubertería de plata y la vajilla de porcelana, especial cuando no tienes criadas que te porten la carga.

Si vas a pasar la noche en el ferrocarril o en el barco, no te olvides la bata de franela, pues dormir con la ropa del día resulta de lo más incómodo y el traje se te arruga. Hay viajeras que optan por desvestirse y se cubre directamente con las mantas del tren, un proceder del todo desaconsejable por antihigiénico e imprudente.

No te olvides de llevar un chal grande para taparte, un almohadón de plumas para los pies y un gorro de lana o de seda, así podrás quitarte el sombrero. Recuerda también nunca olvidarte de un buen juego de toallas, porque las suministradas en los hoteles no se caracterizan por su suavidad precisamente. Añade a tu neceser una pastilla de jabón y una esponja; glicerina para hidratar cutis y manos, que se agrietan mucho viajando, y leche agria para las quemaduras solares.

2.El infaltable Botiquín de Emergencias

Los remedios de la bis-abuela viajera recomiendan que siempre durante un viaje largo lleves contigo una botella de brandy para los catarros, algunas pastillas de alcanfor para prevenir resfriados, las flores de camomila, el aceite de oliva, las gasas de caléndula, además de un poco de árnica, caramelos de menta para el mareo si viajas en barco y las infaltable sales aromáticas para los desmayos.

3. A la Hora de Comer:

El Hints to Lady Travellers nos recuerda que siempre que las circunstancias lo permitan, evita las comidas demasiado copiosas o poco saludables en ruta. Las autoridades médicas de la época recomienda consumir “caldos”, ya que estos son sin dudas uno de los mejores alimentos para el viajero.

Los alimentos enlatados serán uno de los mejores aliados, siendo los mejores la lengua en conserva o la carne de pollo, cordero, huevo duro, salmón, presa o ternera en lata. Y evita las sardina, anchoas, foie gras o el jamón enlatado ya son alimentos demasiado indigestos y salados. Ah y por supuesto no te olvides el abridor!

El vino tómalo con mucha moderación, y los licores, ni probarlos. Mejor sustitúyelos por café, chocolate caliente, limonada casera o té; aunque tampoco abuses de infusiones y siempre beber con moderación.

4. Cuidado con los Ladrones

Siempre guarda parte de tu dinero en un bolsillo secreto confeccionado en las enaguas para tal efecto y reservando una suma pequeña para gastos imprevistos en el bolsillo del vestido. El resto de libras siempre es mejor entregárselas a tu acompañante, y que sea él quien se encargue de efectuar los pagos.

5. La vestimenta

Cuando viajes olvídate de los trajes de gala, los vestidos de cola y el abrigo de pieles, siempre viste de forma sencilla y procura que la indumentaria sea cómoda y el corsé mínimamente confortable. Las flores y joyas son de muy mal gusto y te exponen a embarazosas malinterpretaciones.

6. Los Peligros durante el viaje

El aplomo y la compostura son la mejor salvaguarda ante situaciones peliagudas y, por suerte, aplomo y compostura ya no son virtudes ajenas a luna buena damas. Sin embargo, si tienes un hombre a tu lado, déjale manejar a él el problema y no intervengas; solo deberás actuar por ti misma si no hallas a ningún caballero cerca.

Si vas en barco y ocurre la catástrofe de un naufragio, olvídate de las joyas y otros efectos personales: el aprovisionamiento de víveres es prioritario. Busca un chaleco salvavidas; y si no lo encuentras, procúrate cualquier objeto de madera ligera, que será tu salvación de no haber suficientes botes para toda la tripulación.

En el hipotético caso de que tu tren o tu carruaje perdieran el control, saltar por la ventana no es la solución correcta, es mejor permanecer a bordo, agarrarse fuerte y esperar con sobriedad el momento de volcar. Aunque en la práctica, la mayoría de los accidentes ferroviarios se deben a equipajes mal sujetos que conmocionan las cabezas de los pasajeros, así que para prever tales siniestros, coloca tus pertenecías pesadas debajo del asiento.

7.Al viajar Sola

Cuando llegues a una ciudad desconocida, lo primero es proveerse de un mapa y de una guía de viaje, asi evitaras preguntar en cada esquina. Pero no te apures: las viajeras independientes suelen ser objeto de consideración y amabilidad por parte de los hombres, y un caballero de verdad siempre estará dispuesto a ayudarte.

Si tienes la desdicha de toparse con un maleducado en el tren o en el barco, bájate el velo y dale la espalda, haz como si leyeras o mira por la ventana. Si persiste, busca asiento junto a otra dama o cerca de un hombre de edad avanzada.

8. Los prejuicios se quedan en casa

Nunca ridiculices ni te rías de las costumbres y comidas extranjeras, por muy raras que te parezcan. Trata de adaptar tus gustos a la nueva gastronomía que estas descubriendo, y si de verdad te resulta imposible, aparta del plato los productos que te disgustan, pero hazlo rápido y con disimulo.

Una buena viajera está dispuesta a comen gato en China y aceite de pescado en Groenlandia, fumar pipa de sepiolita en Alemania, cazar perdices en Gran Bretaña, llevan turbante en Turquía y montan a elefante en India.

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com