En las costas del báltico, al sur del golfo de Finlandia, se encuentra Tallin, la capital de Estonia y una de las ciudades medievales mejor conservadas de europa, una verdadera joya que sin dudas merese la pena visitar. Por eso en Alrededor del mapa, te traemos un plan para hacerlo en 48 horas, recorriendo sus principales atractivos, su historia y probando su gastronomía más típica.

Cómo llegar:

A la hora de llegar a Tallin tenemos a nuestra disposición distintas opciones. Si lo hacemos desde grandes distancias, el aeropuerto de Aeropuerto de Ülemiste, es la mejor opción, a esta terminal aérea llegan vuelos de distintas compañías europeas como easyJet, Lufthansa, Ryanair y Turkish Airlines, entre otras, además de ser el hub de la compañía local: Nordica (https://www.nordica.ee/)

Al ser una ciudad portuaria, también podemos llegar a Tallin por alguna de las compañías de cruceros que la visitan cada temporada. También una línea de ferry une a ciudad con su vecina del norte, Helsinki, la cual se encuentra a tan solo unos 80 kilómetros.

Si en cambio lo hacemos por tierra, hay un tren internacional diario entre Tallin y San Petersburgo, el cual une las dos ciudades en unas seis horas, ademas que tambien tenemos la opción de los autobuses que hacen el mismo recorrido.

View this post on Instagram

La ciudad amurallada de tallin #estonia🇪🇪

A post shared by Somos Citynautas (@citynautas) on

La puerta de Viru y la vieja ciudad:

El casco viejo de Tallin está rodeado por completo de un sistema de murallas defensivas y torreones capaces de soportar las embestidas de los enemigos que entraban por tierra y mar. Dos de sus torreones más emblemáticos corresponden a la conocida como Puerta Viru, que ofrecía paso y salida a los viajeros por el flanco más oriental de la ciudad medieval. Y es que en Tallinn todo apunta al imaginario de los cuentos de hadas. Ya dentro de estas murallas se encuentra el casco antiguo de Tallin, llamado Vanalinn o “la ciudad vieja”, la cual conserva las características de una auténtica ciudad medieval con antiguas casas de comerciantes y almacenes. Una maravillosa ciudadela medieval que fue declarada patrimonio de la humanidad por su magnífico grado de conservación y su belleza única.

View this post on Instagram

Tallin #estonia #oldtown

A post shared by Somos Citynautas (@citynautas) on

Plaza del ayuntamiento:

Prácticamente en el centro de la ciudad vieja, se localiza esta antigua plaza, la cual es todo un icono de la ciudad. Sobre sus laterales se localizan además del viejo ayuntamiento de la ciudad, distintos cafés y restaurantes, pero una de las tiendas que no puedes perder de visitar es su farmacias de la plaza, la cual es data de 1422, convirtiéndola en una de las más antiguas de Europa, que sigue en funcionamiento. Durante todo el mes de diciembre, en esta plaza se monta un mercado navideño, con puestos de artesanías, souvenirs y comidas, el cual es un magnífico atractivo extra.

Sus miradores:

Una de las mejores experiencias de Tallin, es dejarte perder por las diferentes callecitas de la antigua ciudad medieval, caminando sin rumbo fijo, hasta encontrarte con alguno de sus espléndidos miradores.  Desde aquí podrás observar el skyline de la ciudad, con sus antiguas torres, y casas con techos de tejas rojas, una verdadera postal viajera que tus ojos no pueden dejar de ver.

View this post on Instagram

#tallinn #estonia🇪🇪 #balticsea

A post shared by Somos Citynautas (@citynautas) on

Catedral rusa ortodoxa de Alejandro Nevsky:

En la parte más alta de la ciudad vieja se encuentra esta iglesia ortodoxa rusa, un edificio de color blanco coronada por tres típicas cúpulas con forma de cono de helado.Según la leyenda, la colina en la que hoy en día se asienta la ciudad alta no es fruto de la naturaleza, sino que se construyó como tumba al héroe nacional Alejandro Nevsky. Esta catedral que también es  Patrimonio de la Humanidad, posee la cúpula más grande de todas las catedrales ortodoxas.

https://www.instagram.com/p/BXsHzXXnQgl/?taken-at=567072677

Seaplane Harbor (Museo Marítimo de Estonia)

Emplazado en un antiguo hangar de hidroaviones de la era soviética, este es uno de los principales y más modernos museos de este país báltico. Dentro de este gigantesco hangar de hormigón, encontrarás unos doscientos elementos que reflejan la historia marítima de Estonia, entre los que se destacan un submarino llamado Lembit, el rompehielos centenario Suur Tõll, un hidroavión Short 184 y los restos del barco más antiguo del país, entre muchas otras cosas más. El costo de la entra es de unos 14€ para los adultos y 7€ para los niños.

El museo de la ocupación:

Maquetas, distintos objetos históricos, uniformes y documentos escritos y audiovisuales permiten al museo de la Ocupación, analizar las diferentes ocupaciones sufridas por el país, primero por la Alemania nazi y luego por la unión soviética, entre los años 1940 y 1990, así como los movimientos de resistencia suscitados por éstas, entre ellos el de los Hermanos del Bosque. Una visita indispensable para comprender a la Estonia de hoy. El precio de la entrada es de unos 6,50 € y ofrece además de las audioguías un recorrido guiado en ingles.

 

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com