Argentina es un país tan extenso como hermoso. Dentro de sus casi tres millones de kilómetros cuadrados podremos encontrar prácticamente todos los climas. Desde la selva subtropical de las provincias del norte, pasando por las verdes y fértiles llanuras pampeanas, hasta los desiertos áridos y helados de la patagonia, podremos encontrar un sin fin de paisajes y espectáculos naturales, que son únicos en el mundo.

Las cataratas del Iguazú, Misiones

Catalogada como una de las «Siete maravillas naturales del mundo», estas gigantescas caídas de agua, se localizan exactamente en la frontera entre Argentina y Brasil. Por ellas caen un promedio de 1500 m³ de agua por segundo, aunque en épocas de grandes lluvias en la región este número puede superar los extraordinarios 45 700 m³ por segundo.

La fauna autóctona de la selva misionera también es una maravilla, ya que se calcula que existen más de 450 especies de aves, una enorme variedad de insectos y 80 especies de mamíferos, entre los que se destaca el yaguareté, el felino más grande de Sudamérica.

El cerro de los siete colores, Jujuy

El cerro de los siete colores ubicado en Purmamarca, en la provincia norteña de Jujuy, es una deslumbrante formación rocosa, donde se pueden ver en sus paredes una gama única de colores. Los distintos estratos rocosos de esta montaña, dejan a la vista los colores verdes, amarillos, el rosado, el blanco, el morado, el café, el rojo y el naranja, formando un espectáculo natural como pocos en el mundo.

Salinas Grandes, Salta

Ubicadas en el límite entre las provincias de Salta y Jujuy, estas gigantescas salinas (como casualmente lo indica su nombre), se extienden sobre un área total de 212 km². El origen de este gigantesco salar es básicamente la evaporación de las aguas de un antiguo lago, que al desaparecer dejó en el suelo una capa de unos 30cm de sal. Una maravilla de la naturaleza en un estilo puramente minimalista.

La región de las yungas, Tucuman

Las yungas tucumanas son regiones montañosas que se caracterizan por sus condiciones selváticas repletas de vegetación y de biodiversidad. El origen de su nombre proviene del  quechua “yunka”, y significa “valle cálido”, la cual es la forma que las llamaban los incas a estas regiones y así la conocieron los españoles a su llegada. Estos valles se encuentran constantemente humectados ya sea por las lluvias o por su constante bruma. Aunque las yungas se extiende por distintas provincias del norte argentino, es en Tucuman donde encontraremos los paisajes más increibles.

El Valle de la Luna, San Juan

Situado a unos 300 kilómetros de la capital sanjuanina, y a 80 km de San Agustín del Valle Fértil, encontramos el parque provincial Ischigualasto, más conocido como El Valle de la Luna. Un sitio repleto de  extrañas formaciones arcillosas, con gran variedad de tonalidades, formas y desniveles con multi franjas de minerales y sedimentos, que permite espiar la evolución de la Tierra desde el período Triásico.

El Cerro Aconcagua, Mendoza

Esta montaña mendocina es realmente el techo de américa, ya que con sus 6960,8 msnm es el pico más alto del continente y del hemisferio sur. En otras palabras, es la montaña más elevada de la Tierra, situada fuera del sistema de los Himalayas. Toda la zona circundante a la montaña se encuentra dentro del Parque Provincial Aconcagua y se puede visitar su belleza cordillerana de altura, incluso los visitantes más atrevidos pueden subir hasta su campamento base, Plaza de Mulas.

El Parque Nacional Nahuel Huapi, Rio negro – Neuquen

El parque nacional Nahuel Huapi, es una de la áreas protegidas más grandes y bellas del país. Este es el más antiguo de los parques nacionales argentinos. Fue creado por el gobierno argentino en 1934, sobre la base de la donación de 3 leguas cuadradas (unas 7000 hectáreas) que realizara Francisco Pascasio Moreno, mejor conocido como el perito Moreno, con este fin.

Este parque es famoso por su atractiva geografía en la que se destacan el lago Nahuel Huapi, y el cerro Tronador que son complementados por un variado conjunto de montañas, valles, más de 60 lagos y lagunas.

Los bosque sumergido, Neuquén

Las maravillas naturales de la argentina no solo estan en la superficie, sumergidas bajo el agua existen también encantadores secretos. En el lago Traful de la patagonia neuquina, existe un bosque sumergido de más de 60 cipreses, el cual cuenta con un encanto casi mágico subacuático.

Increíblemente, la transparencia y la quietud del agua permite verlos a pesar de los casi quince metros de profundidad que los separa de la superficie. Los troncos han perdido su vestido externo y parecen petrificados.

El avistaje de ballenas en las costas patagónicas, Chubut

Puerto Madryn y la península Valdés son internacionalmente reconocidas por el avistaje de la ballena franca austral, la cual se dirige a las aguas de esta península para realizar sus hábitos de apareamientos y dar a luz a los ballenatos. Esta región es considerada uno de los principales y más importantes destinos de avistamiento de ballenas en el planeta.

Glaciar Perito Moreno, Santa Cruz

Este gigantesco glaciar de paredes azules, es una prolongación de los hielos continentales que separan el sur de Argentina y Chile. En su descenso, alcanza el brazo Sur del lago Argentino, con un frente de 5 km de longitud, aflorando sobre el agua con una altura de unos 60 m. Este glaciar es uno de los varios glaciares patagónicos que siguen creciendo, en promedio el glaciar avanza unos 2 metro por día, alrededor de 700 m por año.

Su nombre hace honor a Francisco Moreno, director del museo de la Sociedad Científica Argentina y gran explorador de la zona austral argentina.

Mapa:

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com