La ciudad de Rio de Janeiro se encuentra sin dudas, en uno de los entornos naturales más bellos del mundo. Sus playas se combinan con las abruptas montañas cargadas de selva que parecen salir salir de las profundidades del oceano. Si esto lo combinamos con su rica historia, su actividad nocturna y su gente, convierten a Rio en un destino imperdible para cualquier viajero del mundo. Aquí te traemos 10 actividades que no pueden faltar en tu próximo viaje:

1.Pasear por las playas de Copacabana e Ipanema

3056d64a8549391ef283f832c45eb983_large

Rio de Janeiro no sería nada sin sus increíbles playas, a lo largo de toda sus costas podemos encontrar distintas playas, pero todas tienen un cosa en común, su encanto carora. Las dos principales y más reconocidas son las de Copacabana e Ipanema, aunque claro estas también son las más populosas, si queremos también podemos ir a otras un poco más tranquilas.

Tomarse una leche de coco o una cerveza bien helada en alguno de los kioscos de estas playas es prácticamente una parada obligatoria.  No nos preocupamos por llevar equipos para la playa, ya que en cualquier de los paradores podremos alquilar un par de reposeras y sombrillas para descansar en protegidos del sol.

Las dos playas están prácticamente unidas por una pequeña península donde se encuentra el Forte de Copacabana, una antigua fortificación militar, donde hoy funciona ademas el museo historico del ejercito, que también merece la pena visitar.

Pero Copacabana e Ipanema no son solo playas, los dos son barrio llenos de vida y actividad diurna y nocturna, donde podremos encontrar cientos de hoteles, comercios, bares, restaurantes y discos.

 

2.El Pão de Açúcar y su funicular

rio_de_janeiro_bay_20130711_1908922226

Este pico es uno de los más llamativos entre lo varios morros monolíticos de granito que se elevan directamente del borde del mar en la bahía de Río de Janeiro. Desde su altura se pueden obtener grandes vistas del centro de la ciudad, las playas de copacabana y la Bahía de Guanabara.

Existen dos versiones del origen de su nombre, algunos dicen que hace referencia a los “panes de azúcar”, forma tradicional en que se producía el azúcar hasta finales del siglo XIX y que consistía en largos conos de punta redondeada similares a este morro, aunque otros consideran que el nombre en realidad deriva de “Pau-nh-acuqua” que significa la alta colina en la lengua de Tupi-guaraní, usada por los indígenas Tamoios.

Su teleférico (llamado “bondinho del Pan de Azúcar” en el portugués), fue construida originalmente en 1912. con capacidad para 65 pasajeros, recorre una ruta de 1.400 metros entre los morros de Babilonia y Urca cada cinco minutos.

3.Tomarse una caipirinha en algún bar de Lapa

lapa

El barrio de Lapa es sin dudas el centro de la vida nocturna en la capital carioca. En este barrio de estilo colonial se encuentran la mayoría de los bares y discos de la ciudad, incluso durante los fines de semana todas sus calles se visten de fiesta y podemos disfrutar de una refrescante caipirinha en alguno de los puestos que nos la ofrecen al ritmo de la samba.

También son famosos sus arcos, (el Acueducto da Carioca), fueron inaugurado en 1750 por el gobierno colonial portugués para abastecer de agua a la ciudad. Tiene 270 metros de extensión y 16,40 metros de altura, y está integrado por 42 arcos. Desde 1896, los Arcos de Lapa sirven de vía al pintoresco bondinho (un tranvía eléctrico) que trepa por el morro de Santa Teresa rumbo al barrio homónimo.

4.El barrio Bohemio de Santa Teresa

1_0

El origen de este barrio está ligado con el pasado esclavista del brasil, allí se refugiaban los negros que escapaban de las plantaciones y formaron los primeros reductos negros, quilombos en portugués, ya que era un lugar de difícil acceso por su altura y geografía. Después en este morro se instaló la orden religiosa de las Carmelitas Descalzas, que fundaron un convento en honor a Santa Teresa de Ávila, en el siglo XVIII, dándole el nombre al barrio.

La época dorada de este barrio fue durante los años 20 y 30, cuando era el destino elegido por la élite carioca para construir sus casas. Luego cayó de a poco en el olvido, hasta que en los últimos años vivió un nuevo renacer, como un barrio Bohemio totalmente ligado al arte.

En sus morros la temperatura suele ser 2 o 3 grados menos que en la playa, por los que es un destino ideal para escaparle por lo menos por un rato al calor carioca. Viajar en su tranvía eléctrico (el cual es el ultimo del pais) es una experiencia unica y salvadora para evitar la pendiente de sus calles.

Se puede acceder a Santa Teresa por las calles Monte Alegre, Cândido Mendes, Paula Mattos, Ladeira do Castro, Alice y Francisco Muratóri. El bondinho parte de la Estación Carioca, en el centro (no es la misma Estación Carioca de la red de subterráneos), cruza por los Arcos de Lapa y sube al barrio por la serpentenante calle Almirante Alexandrino. Llegan a Santa Teresa las líneas de ómnibus 206 y 214, que salen de la calle São José, en el centro de Río.

 

5.Subir los 215 peldaños de la escalera de Escalera de Selarón

brasil-escadaria-convento-santa-teresa-jorge-selaron-20130110-09-original

Esta obra urbana del artista plástico chileno Jorge Selarón, se hizo conocida internacionalmente por la llamativa decoración de sus azulejos de colores brillantes y dibujos.

La escalera tiene su base en la esquina de Teotônio Regadas y Joaquim Silva, en el barrio Lapa, en la calle Manoel Carneiro, y culmina junto a la iglesia y convento de Santa Teresa, de la orden de las Carmelitas Descalzas, ya en el barrio de  Santa Teresa.

Considerada por su autor como una obra “viva y mutante”, ya que se va renovando y cambiando sus piezas continuamente, la escalera tiene 125 metros y 215 peldaños, y está completamente revestida de piezas de cerámica de distintos colores, tamaños y formas.

 

 

6.Subir al Cristo Redentor

Subir al Cristo Redentor del Corcovado, es sin dudas un clásico e infaltable en cualquier visitar a la bella Río de Janeiro. En la cima del Cerro del Corcovado, a unos 710 metros sobre el nivel del mar, se eleva este gigante art deco de unos 38 metros de altura. Sus brazos parecen darnos la bienvenida a la bahía de Guanabara, sobre la que se asienta la capital carioca, uno de los entornos naturales más hermosos del planeta.

Existen 3 formas distintas de subir hasta la base de la estatua, que puedes ver aquí, luego desde allí podemos subir una escalera y quedar a los pies de este gigante, claro que para los más perezosos o que no puedan con sus peldaños existe una escalera mecánica instalada recientemente, así que no hay excusas para no visitarla.  Si es importante ir con tiempo, porque este monumento es uno de los más visitados del mundo, y en épocas de gran afluencia turística como el carnaval o la temporada alta, se pueden llegar a formar largas colas que pueden llegar a tener más de 4 horas de espera.

 

7.visitar la catedral metropolitana

8397398850_be8f88ff65_b

En el centro de la ciudad se encuentra la Catedral Metropolitana de Río de Janeiro, esta iglesia de estilo moderno fue construida entre los años 1964 y 1979 y es la sede de la Arquidiócesis de São Sebastião do Rio de Janeiro.

La iglesia está dedicada a San Sebastián, el santo patrón de Río de Janeiro. Su impresionante arquitectura cónica tiene unos 96 metros de diámetro interno y 106 metros de diámetro exterior , con una altura total de 75 metros. En el interior, el área mide 8.000 metros cuadrados, lo que permite que unas 5.000 personas sentada presencien sus oficios religiosos, aunque la capacidad real de la catedral es de unas 20.000 personas en total.

Sus cuatro series de vitrales que van del suelo al techo, formados por vidrios de colores se elevan 64 metros desde el suelo al techo. Seas catolico o no, esta impresionante iglesia modernista, merese la pena su visita.

Dirección: Av. Chile, 245 – Centro – Rio de Janeiro

 

8.Recorrer el centro de Río, y tomarse un café en la confitería Colombo

P1020492

La ciudad de Río no es solo playas, en la zona del centro se desarrolla un fuerte sector financiero con grandes rascacielos vidriados y calles peatonales. Aquí también se destacan distintos edificios clásicos, legado de su pasado imperial y de ciudad capital.

Entre los muchos edificios que se pueden visitar en el centro de Río de Janeiro se destacan el bello Teatro Municipal, la Biblioteca Nacional, el Museo Histórico Nacional o el museo de Bellas Artes, entre otros.

En el medio de la recorrida de todos estos lugares, no tenemos mejor opción que descansar tomando un café en la bellísima confeitaria Colombo. Fundada en 1894, sus increíbles vitros y los enormes espejos de cristal fueron traídos de Amberes y es una joya del Art Nouveau brasileño.

Además de tomar un inmejorable café brasileño, podemos degustar de sus especialidades dulces, como sus brigadeiros o los inmejorables Pasteles de Belem.

 

9.Deslumbrarse con el Hotel Palace Copacabana

https://www.instagram.com/p/BeWLJOyl7mk/?hl=es-la&taken-at=250149533

Sobre la Avenida Atlántida enfrente de las playas de Copacabana, se encuentra este bellísimo Hotel de estilo Art Deco, el cual es considerado uno de los mejores complejos hoteleros de toda latinoamérica.

Sus 226 habitaciones y 146 suites fueron ocupadas por grandes celebridades de todo el mundo como Madonna, Michael Jackson, Robbie Williams ,Walt Disney , Rolling Stones, Elizabeth Taylor, Elton John, Marilyn Monroe, Rita Hayworth, Gina Lollobrigida ,Brigitte Bardot, Diana de Gales, Harald V de Noruega, Sonia de Noruega, Luciano Pavarotti, entre otros.

En la actualidad es administrado por la cadena  Belmond, si queremos hospedarnos en una de sus habitaciones vamos a tener ahorrar por algún tiempo, ya que el precio en base doble por cada habitación parte desde los $1000 reales (unos $300 dólares), a los $3000 por una suite con vista al mar, un precio que si vemos el encanto de sus habitaciones realmente valen la pena pagarlos.

Dirección: Av. Atlântica, 1702 – Copacabana, Rio de Janeiro

 

10.Entrar al mítico estadio Maracaná

AIRBNB-MARACANÁ-3

El Estadio Jornalista Mário Filho, más conocido como el Maracaná, es el estadio más grande de Brasil y fue el más grande del mundo durante mucho tiempo. Su nombre proviene de un pájaro que habitaba el lugar, que se llamaba, precisamente, Maracanã.

Durante un clásico Fla-Flu (Flamengo-Fluminense) en 1963 se produjo el récord de asistencia de público en un partido de fútbol de clubes, con 194.603 espectadores. En la actualidad su capacidad fue reducida por las medidas de seguridad y tiene un capacidad de 95,000 espectadores sentados.

Si queremos sentir la mágica vibrante de este estadio podemos realizar un tour por los vestuarios, la tribuna de prensa, el palco de honor y un mini museo con una colección de reliquias de los campeones que hicieron la historia del templo del fútbol mundial

Visite los bastidores del Maraca. De la Tribuna de la Prensa a los vestuarios pasando por la Tribuna de Honor, por los palcos y una colección de reliquias de los campeones que hicieron la historia del templo del fútbol mundial. Prepárese para un universo de sueños, explorando todos los sentidos, con videos, sonidos y experiencias diversas que permanecerán para siempre en su memoria.

Para llegar al estadio podemos ir en el tren urbano bajandonos en las estaciones Maracanã o en la estación São Cristóvão.

 

Dirección: Avenida Presidente Castelo Branco, s/n – Portón 2

Horario de visitas: diariamente de 9 h a 17 h

Duración: cerca de 1 hora

Tickets:

Lunes a Jueves        R$ 36,00 | la Media Entrada: $ 18,00 (sin derecho a estacionamiento)

Jueves a Domingos R$ 40,00 | la Media Entrada: $ 20,00 (sin derecho a estacionamiento)

http://www.maracana.com/es

 

Mapa:

Comentarios

comments

Related Posts

Escríbenos:

info@alrededordelmapa.com