Hoy ciudades donde se dice que las paredes tienen oídos, pero en Rumania ese dicho queda corto, porque en Sibiu las casas parecen tener ojos, ojos fisgones...