Dicen los eritreos que su capital no se parece a ninguna otra ciudad de áfrica. Una bolera ‘art-déco’ con ventanas de colores, un cine-teatro...